coloquio de IDEA

Empresarios analizarán la crisis económica

Será entre miércoles y viernes próximos. Irán Macri y sus ministros.

Redacción Rosario Nuestro

domingo 14 de octubre, 2018

Mauricio Macri, en el cierre del Coloquio Idea 2017.

Empresarios, dirigentes políticos y académicos debatirán esta semana en el Coloquio de Idea en Mar del Plata sobre la coyuntura económica, en medio de la caída de la actividad y el avance de la inflación.

Además del presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal, asistirá al tradicional encuentro el ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne.

También participarán el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados, Luciano Laspina, y el administrador Federal de Ingresos Públicos, Leandro Cuccioli.

El Coloquio se llevará a cabo entre miércoles y viernes bajo la consigna: “Cambio cultural: soy yo y es ahora”.

A su vez, se realizará en un año convulsionado para el empresariado por la denominada “causa de los cuadernos de la corrupción” y ante tensiones políticas entre el gobierno y la oposición por el Presupuesto para 2019.

En tanto, se esperan exposiciones sobre la caída de la actividad económica y el incierto panorama para los próximos meses en términos de recuperación.

Advertencia

El economista Víctor Beker alertó que la política monetaria puede “paralizar” la producción y advirtió sobre las “graves consecuencias sociales” que puede tener su aplicación.

Beker, director del Centro de Estudios de la Nueva Economía (Cene) de la Universidad de Belgrano, dijo que “hasta ahora la política monetaria parece exitosa para contener al dólar, pero hay que tener en cuenta los costos sociales de una tasa del 74%, que prácticamente podría llevar a la parálisis del aparato productivo”.

“La emisión cero hasta junio, con una inflación anual prevista en más del 45%, implica algo equivalente a aplicar imprevistamente los frenos a un tren bala que va a 300 kilómetros por hora, y cuando eso pasa lo más probable es que descarrile”, dijo Beker en declaraciones a la agencia NA.

“Estamos ante el peligro de ir a una híper recesión y los costos de esta política habrá que medirlos en cuánto aumentará el desempleo, la pobreza, los despidos y suspensiones”, señaló.

El economista jefe de la Universidad Belgrano dijo que “el cuadro de situación es negativo y el único horizonte positivo que podemos tener es que se recupere Brasil, que aumenten las exportaciones y el turismo”.

“Si se recupera la economía de Brasil aumentará la actividad exportadora y todo lo que tiene que ver con el sector externo, pero no con el mercado interno”, explicó.

Dijo que “por el contrario, todo apunta al agravamiento de la situación social, y hay que ver como la sociedad tolerará los indices que irán apareciendo en adelante, hasta el primer trimestre”.

Sica y la tasa de “compromiso”

El ministro de la Producción, Dante Sica, sostuvo que “esta tasa de interés no se sostiene en el mediano plazo” desde el punto de vista productivo. “Es una tasa de compromiso para poder estabilizar la economía y frenar la corrida” del dólar, explicó en declaraciones a La Nación.

Ante una consulta, el funcionario reconoció que “tenemos que mirar la tasa de inflación. Tuvimos un septiembre fuerte, porque hay un reacomodamiento de precios por la devaluación de agosto. Estamos monitoreando todos los días el mercado. Octubre va a ser menor que septiembre, pero todavía con alta inflación. Estimamos que en noviembre y diciembre vamos a empezar a ver una baja de la tasa de interés, dependiendo de cómo sea la inflación de esos meses y el sendero que decida tomar el Central”, señaló.

¿Preocupan la inflación y el traspaso a precios de la devaluación?, se le preguntó. Al respecto, Sica sostuvo: “Si se comparan las devaluaciones anteriores con lo que ha pasado este año, el grado de traspaso fue menos del 50%. Quizás hubo algunos productos en los que fue mayor por problemas dentro de la cadena. Nos preocupa la inflación porque tiene un impacto sobre el ingreso. Tratamos de que haya competencia para que ese traspaso sea el menor”.

“No vemos ruptura de la cadena. Sí un estiramiento y un mayor estrés. Aumentó la cantidad de cheques rechazados, pero no defaulteados. Hay cheques que rebotan y son cambiados. Estamos monitoreando todo muy de cerca. En los últimos 15 días ya vemos más fluidez. Hay cadenas que venden dólares y cancelan pagos”, remarcó.

Comentarios