El tratamiento en la piel grasa


Especialistas en dermatología afirman que “este tipo de pieles se caracterizan por el aumento de seborrea debido a una mayor secreción de un material graso llamado sebo sobre la piel”.

Las glándulas sebáceas, responsables de la producción de este sebo tienen más actividad en ciertas zonas de la cara y cuero cabelludo. Su exceso dilata los poros y predispone la aparición de acné.

La actividad de las glándulas sebáceas depende de la acción de las hormonas llamadas andrógenos. En general, cuando existe más grasitud en la piel existe una respuesta exagerada de las glándulas a la acción de estas hormonas y en algunos casos es recomendable hacer un análisis de sangre para evaluar las hormonas” sostienen los especialistas.

Mirá también

Día Mundial del Epoc

¿Cómo controlar la grasitud en la piel?

  1. Realizar una limpieza por la mañana y otra por la noche con productos que remuevan el exceso de grasitud, las células muertas y otras impurezas pero que no alteren los componentes naturales de la piel. Se recomienda que sean libres de aceite.
  2. Utilizar en forma diaria protector solar de composición fluida.
  3. Hacerse en forma periódica una limpieza de cutis con el fin de remover puntos negros y comedones.
  4. Evitar tocar los granitos. Este hábito los inflama más y deja la posibilidad de que queden marcas.
  5. Comer lácteos en forma moderada. El exceso de lácteos, quesos y helados puede favorecer el exceso de grasitud en la piel.
  6. Visitar al dermatólogo quien indicará el tratamiento adecuado según el caso, puede incluir: peelings, tratamientos con luz pulsada, microdermoabrasión o geles de limpieza, etc.