OPINIÓN

El Torneo de 30, el error que aún no se corrige

Por Aquiles Cadirola

lunes 15 de abril, 2019

Por Aquiles Cadirola

La última gran decisión de Julio Humberto Grondona antes de su fallecimiento a mediados de 2014 fue proponer el Torneo de 30 equipos y como sucedía en la AFA que presidió durante 35 años, no hubo otra opción, todos levantaron la mano a favor.

Por ende, de forma insólita, en sólo un semestre hubo una cifra récord de ascensos desde la Primera B Nacional a la máxima categoría. Aldosivi, Argentinos, Colón, Unión, Huracán, Nueva Chicago, Sarmiento de Junín, San Martín de San Juan, Temperley y Crucero del Norte (debutante), fueron los beneficiados.

En 2015 se disputó el primer certamen de la historia del fútbol argentino con 30 participantes, que se enfrentaron todos contra todos a una rueda y de manera anual, con una fecha de clásicos, quizás lo más atractivo del nuevo formato. Boca se quedó con el título, mientras que San Lorenzo y Central completaron el podio.

Actualmente aún no se ha corregido ese grave error de distorsionar en absoluto la cantidad “normal” de clubes que disputan un torneo de una liga que se presupone ser competitiva. Y como consecuencia de tratar de arreglar ese mamarracho de campeonato multitudinario, temporada tras temporada hay nuevas maneras de jugar el certamen, nueva cantidad de descensos y distintas formas de clasificar a las copas internacionales.

La Copa de la Superliga es otro engendro más de este descalabro que generó el Torneo de 30. Como se fue achicando la cantidad de equipos, pero aún sin llegar a los 20 o 22 que permitiría jugar dos campeonatos cortos o uno largo a dos ruedas como en Europa, el calendario quedó vacío y se inventó este certamen que también se juega en varios países del mundo pero en este caso nació para tapar un bache.

Y más insólito resulta que en la próxima edición, pese a estar catalogada como una copa nacional, los partidos contarán para los promedios para que aquellos que están apremiados por los números en rojo, como los dos rosarinos, tengan más fechas para intentar salvarse del descenso. Todo desprolijo, acorde al fútbol argento.

Ni hablar lo que pasa en el Ascenso, en el cual cada categoría quedó despareja en cuanto a cantidad de participantes y el único representante de los torneos del interior es el Federal A, ante la desaparición del Federal B y C, ahora reemplazado por el Regional Amateur. Con esa última palabra, ¿quedó todo claro, no?

Históricamente, el fútbol argentino se caracterizó por constantes cambios de formato. Entre los Nacionales, los Metropolitanos, las temporadas a 38 fechas o los torneos cortos. Todo ello se agravó con aquellos ascensos en masa a finales de 2014, un error que a duras penas intentan emparchar año a año, pero aún llevará más tiempo corregir.

Comentarios