atentado

El relato de una cotidianidad que se volvió tragedia

Gustavo Syrgi, compañero de vóley de las víctimas, dialogó con Radio Mitre Rosario.

Redacción Rosario Nuestro

miércoles 1 de noviembre, 2017

Gustavo Syrgi miró las noticias de ayer como si fuesen un par de noticias más. Como cualquier rosarino, como cualquier argentino. “Ví que había un atentado en Nueva York y ahí quedó”, dijo hoy en El Puente, por Radio Mitre Rosario. Pasaron algunas horas hasta que lo llamen: era un amigo que sabía que él conocía a Ariel Erlij. Le dijo que en la televisión habían dicho que uno de los muertos era Ariel. “Lo primero que sentí fue desesperación. Después queríamos ver qué había pasado con los otros chicos. Decían que había más argentinos implicados y yo sabia que ellos estaban todos juntos”. Gustavo Syrgi es un rosarino más que hoy, lamentablemente, es protagonista de la coyuntura mundial: amigo, conocido, de cinco muertos en un atentado en Nueva York.

Syrgi es tan “normal” como el grupo de amigos que viajó a Estados Unidos a celebrar los 30 años de egresados del Instituto Politécnico. Su relato es el relato de cotidianidades. Gustavo conoció a Diego Angelini, Alejandro Pagnucco, Ariel Erlij y Hernán Ferruchi jugando al vóley en Rowing. Tenían entre doce y trece años y el deporte terminó siendo el inicio de la vida juntos. “Imaginate esa edad: nos íbamos de vacaciones, salíamos viernes y sábados, nos juntábamos a comer asados. Después vinieron las épocas de casamientos y nacimientos, toda la vida. Es gente de la vida, no que compartiste el equipo y saludas por calle, sino que mantuvimos una relación muy grande”, dice a través de la radio, tratando de explicar lo inexplicable.

Gustavo dice que todavía no cayó. Que de una noticia más, sean los amigos de la vida. Que la emoción de viajar juntos a “hacer las pavadas que hacíamos de chicos y esas cosas” se transforme en noticia mundial por ser víctimas de la locura de los fanatismos mundiales. “Un golpe terrible”, dice Gustavo, dándole forma y poniéndole palabras a lo que nunca imaginó que lo iba a tener de protagonista. Contando una vida como cualquiera que de golpe es pública y atraviesa e importa a toda la ciudad.

Comentarios