Todo aumenta

El precio del pan sube un 10%  

Desde la Asociación Industriales Panaderos expresaron un preocupación frente al incremento en el valor de los servicios.

Redacción Rosario Nuestro

miércoles 3 de enero, 2018

En el marco de los diversos aumentos que se produjeron en las últimas semanas, desde la Asociación Industriales Panaderos precisaron la situación actual del rubro. En diálogo con Radio Mitre Rosario, Jorge Vitantonio, referente de la entidad, expresó: “Tenemos una preocupación muy grande porque nos aumentaron todos los servicios. Este mes la cuenta de la luz es imposible pagarla, siguen subiendo el gas y todos los insumos. Por esto vamos a tener que `tocar´ el precio. Va a depender de cada panadería, pero estimamos que el aumento estará cerca de un 10 por ciento”.

Además, el presidente de FAIPA (Federación Argentina de Panaderos) aclaró que son constantes y permanentes las reuniones con dirigentes de todas las provincias. “Cada uno hará los números que crea necesario, ya que se manejan precios diferentes en todos lados”, explicó.

Si bien no pudo precisar el aumento exacto que se producirá en el corto plazo, Vitantonio comparó el precio actual del kilo del pan con los números que se vienen: “En las panaderías de Rosario, sale entre 35 y 40 pesos. Y con el 10 por ciento más, se iría entre 38 o 39 y 42 o 43 pesos. Igualmente, ya hay algunas panaderías que lo venden a ese precio.  Estos son los números de la mayoría de los negocios que están en los barrios. En tanto, los panes artesanales tienen otro precio ya que se venden por unidad”.

Además de brindar detalles sobre el aumento inminente en el precio del pan, Vitantonio realizó un balance del año pasado. “Bajó la venta con respecto al 2016, ya en ese año habíamos tenido un descenso de un 20 por ciento. Mientras que en el 2017 hubo una meseta, que se estacionó aunque ahora en los últimos meses empezaron los problemas otra vez, llegando a un 30 por ciento en total durante los últimos dos años”, aclaró.

Al momento de buscar las razones de esta baja, el presidente de FAIPA apuntó a la disminución del “poder adquisitivo de la gente”, pero fundamentalmente hizo hincapié en las “panaderías que cierran y trabajan de forma clandestina”. “Ese consumo no está registrado en ninguna parte y nos ocasiona muchos problemas”, denunció el referente de la Asociación Industriales Panaderos.

Por último, se refirió a la inestabilidad laboral dentro del rubro y los despidos que se produjeron, aclarando que los mismos se dieron en su mayoría dentro de las “empresas grandes”. “Nosotros, las pequeñas panaderías, nos hemos acomodado trabajando menos, perdiendo un poco de rentabilidad. Tenemos gente de 40 años de antigüedad, cómo le vas a decir que no tiene más trabajo. No podés hacerlo. Tienen puesta la camiseta de los negocios, son parte de la familia. Los obreros son esenciales en las panaderías y eso lo sabemos”, explicó Vitantonio.

 

 

Comentarios