El maltrato en la pareja

Si bien es una problemática que suele tener como víctimas a las mujeres, son muchos los hombres que también sufren en silencio. Medidas de prevención.

Por Gimena Rubolino

jueves 21 de diciembre, 2017

Es sabido que en el último tiempo han aumentado los casos de femicidio. Por lo general, son las mujeres las víctimas en una relación de pareja. Sin embargo, muchas veces los hombres también sufren algún tipo de agresión o manipulación psicológica por parte de sus mujeres.

Especialistas en psicología definen al maltrato psicológico como “un tipo de violencia con implicaciones muy graves y peligrosas, que suele pasar desapercibida, incluso para el maltratado, que se siente culpable, desvalorizado, etc”.

El maltrato psicológico constituye un tipo de violencia silenciosa e invisible que poco a poco va minando psicológicamente a la víctima hasta someterla.

Cuando una persona está enamorada, no siempre le resulta fácil darse cuenta de que está en una relación tóxica, sobre todo porque la persona que maltrata también puede amar al mismo tiempo.

De acuerdo con la licenciada en Psicología Griselda Gallino las acciones que dan cuenta de que estamos recibiendo maltrato se refieren a: “desconocer al otro como alguien capaz de subsistir solo, la ambigüedad en los mensajes sobre el amor y la posesión, las celopatías y la dependencia emocional, son claros ejemplos de manipulación psicológica”.

“Muchas veces se confunden los celos con querer” agrega la licenciada y remarca que “el control se ha incrementado mucho con el desarrollo de las redes sociales en donde no se respeta la intimidad y existe la creencia de que el otro nos pertenece”.

Una investigación realizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) reveló que los actos específicos de maltrato psíquico infligido por la pareja son los siguientes:

  • ser insultada/o o hacerla sentirse mal sobre ella/el misma/o.
  • ser humillada/o delante de los demás.
  • ser intimidada/o o asustada/o a propósito (por ejemplo, por una pareja que grita y tira cosas).
  • ser amenazada/o con daños físicos (de forma directa o indirecta, mediante la amenaza de herir a alguien importante para la entrevistada).

Los especialistas advierten que con frecuencia el maltratador viene de una historia pasada, muchas veces desde su niñez, en la que el estilo de relación familiar era tóxico. Las personas repiten, reproducen lo que han vivido en sus años de edad evolutiva, a veces incluso sin ser conscientes de ello.

Por este motivo, es importante tener en cuentas que estas personas no gozan de buenas bases afectivas por diversas circunstancias, y por ello, son incapaces de amar en un contexto de verdadera libertad y afecto.

Hombres y mujeres tienen características diferentes que los predisponen a ejercer violencia en forma distinta. El hombre suele recurrir a la verbal o física, pero la indiferencia, la infidelidad y el menosprecio, muchas veces ejercido por las mujeres constituyen también formas de agresión.

Ahora bien, ¿por qué es tan difícil lograr una buena comunicación en la pareja?

La licenciada Gallino sostiene que esto se debe a que “los códigos de géneros son distintos y de allí que la comunicación se vuelva compleja”.

Para tener un vínculo sano y evitar caer en el maltrato es necesario construir desde el respeto mutuo: “generar espacios donde se pueda dialogar, y tener empatía con la pareja; es decir poder ponerse en el lugar del otro. Respetar sus espacios y decisiones; trabajar la confianza en la relación”.

En una pareja nunca el responsable es una de las partes. Para que una relación funcione ambos tienen que estar dispuestos a trabajar en los puntos débiles comunes y reconocer los errores propios.

Comentarios