ENTREVISTA EXCLUSIVA

El fuerte relato de un ex Central que juega en Italia: “Se le da prioridad a la gente joven que tiene más esperanza de vida”

El defensor rosarino Tomás Berra, asctualmente en el fútbol de ascenso del país europeo, aseguró: "Sin dudas, acá se subestimó el coronavirus".


Con rudeza, el coronavirus golpea a todo el mundo. Se superó el millón de infectados y ya son 52 mil las víctimas fatales. De esas cifras, un altísimo porcentaje le pertenece a Italia, el país europeo con mayor cantidad de casos (más de 115 mil), solamente superado por Estados Unidos (más de 245 mil).

Para conocer un poco más de cómo se está viviendo actualmente el arrollador paso del COVID-19, Rosario Nuestro dialogó con el ex jugador de Central Tomás Berra, que actualmente juega en el Ghivizzano Borgo a Mozzano, un club de la Serie D (cuarta división) con sede en una pequeña localidad de la región de la Toscana.

“La situación actual es complicada a nivel obviamente social y económico, a nivel sanidad está por demás decirlo", contó el zaguero que debutó en el Canalla en 2013 con Miguel Russo como entrenador. "En donde estoy es muy tranquilo, vivo en medio de una montaña, un pueblo (Ghivizzano) de 1.300 habitantes, yo particularmente estoy tranquilo, no me puedo quejar y sé que hay mucha gente que está mucho peor que yo”, agregó.

Con respecto a la atención a los pacientes infectados en los centros de salud italiano, Berra desnudó una fuerte y triste realidad: “En cuanto a sanidad, le dan prioridad a la gente más joven. A la gente más grande con algún problema respiratorio, con diabetes o lo que sea, les sacan los respiradores y se le da prioridad a la gente que tiene más esperanza de vida”.

Acerca de cómo lleva la cuarentena y qué precisa recuperar de su vida de antes, el jugador de 29 años aseguró: “Me falta el fútbol, mi rutina de ir todos los días, esas cuatro o cinco horas que uno está entrenando. Mi vida es muy rutinaria, entrenar, ir al super, cocinar, limpiar, estudiar, así que no tener más eso de un día para el otro por más que uno entrena en casa, pero no es lo mismo”.

“No soy un caso normal porque tengo a mis amigos y a mi familia lejos, por más que uno hace familia en cada lugar al que va, los verdaderos amigos y la familia están en Rosario”, dijo el sugido en la cantera auriazul sobre lo que le representa este tiempo de aislamiento agravado por la distancia con sus seres queridos.

La sensación que queda a lo lejos sobre cómo golpeó el coronavirus al país europeo, la confirmó: “Sin lugar a dudas que en Italia se subestimó el virus. Gracias a Dios pasaba primero acá, si pasaba en Argentina hubiese sido todavía peor que acá. Yo mismo no le daba mucha importancia hasta que se empezaron a multiplicar los casos. Lo que parecía solamente una gripe, solamente un poco de pánico que nos querían manipular los medios, que un poco puede ser, pero acá ya es una realidad: no para de morirse gente y de infectarse gente”.

En cuanto a la visión que tiene sobre la manera de intentar combatir el virus del gobierno de Alberto Fernández, el futbolista dijo: “Las medidas fueron bastante acertadas, con el diario del lunes de acá de Italia". De todos modos, también remarcó lo que considera se pudo haber hecho de otra forma: "En mi humilde opinión se debieron cerrar las fronteras antes, y la cuarentena no debió ser obligatoria para todos al menos en las primeras semanas porque toda la gente que está haciendo cuarentena, a nivel económico pierde mucho. Después sí cuando explotó todo, está bien la cuarentena obligatoria”.

“La verdad que acá en Italia estoy muy bien, muy cómodo, hasta estando en cuarentena acá. En Argentina hay muchas cosas que no tenemos, acá tengo mucha seguridad, bienestar, tengo otra tranquilidad de jugar al fútbol y se disfrutan un montón de cosas, pero la verdad hay que reconocer que el fútbol argentino es lo más lindo que hay. Por más que la gente es pasional, no se vive como allá, si acá va todo mal, tenes mucha más margen de error que allá", resaltó Berra sobre su experiencia en el ascenso italiano, donde lleva dos años en los que jugó en el Citta Messina, FC Messina, Cattolica Calcio San Marino y su presente en Ghivizzano.

A modo de balance de lo que viene siendo su estadía en el país europeo, el ex Central dijo: “Suma y sirve tener experiencias distintas, después de casi dos años de estar acá me siento mucho más nutrido de un montón de cosas tanto futbolísticas como personales, vivir lejos de casa solo te hace crecer como persona, es un muy lindo paso el que tuve acá, netamente positivo. No sé si voy a seguir acá el año que viene o donde voy a seguir, pero feliz de haber venido en su momento”.

x
Paladini flotante