El estrés y la fertilidad

Con motivo al día de la mujer que se celebra cada 8 de marzo, un estudio realizado por la universidad de Louisville descubrió un nuevo factor que le impide a una parte del género femenino concebir el embarazo.

Por Gimena Rubolino

jueves 8 de marzo, 2018

Una nueva investigación realizada por la Universidad de Louisville parece confirmar que el estrés reduce las probabilidades de que una mujer quede embarazada, sobre todo el que ocurre alrededor del momento de la ovulación.

“Si siente más estrés de lo usual [alrededor del momento de la ovulación], tiene un 40 por ciento menos de probabilidades de quedar embarazada ese mes”, afirmó la autora del estudio, Kira Taylor, profesora asistente de epidemiología y salud poblacional.

En el estudio, los investigadores evaluaron a 400 mujeres de hasta 40 años de edad. Todas eran sexualmente activas y no usaban anticonceptivos.

Solo alrededor de un tercio estaban buscando activamente quedar embarazadas, pero todas tenían relaciones sexuales sin protección y sin anticonceptivos“, dijo Taylor.

Las mujeres registraron a diario sus niveles de estrés, de uno (el más bajo) a cuatro (el más alto). Lo hicieron durante hasta 20 ciclos, o hasta quedar embarazadas. En promedio, las mujeres registraron su estrés durante ocho ciclos.

Durante el periodo del estudio, 139 mujeres quedaron embarazadas. Hubo una reducción de un 46 por ciento en la concepción por cada aumento de una unidad en el estrés durante el momento de la ovulación, encontraron los investigadores. El día 14 del ciclo se estimó como el momento de la ovulación.

Los problemas de fertilidad pueden deberse a múltiples causas, pero, según informan los expertos de la clínica Ginefiv, el estrés no ayuda nada a la hora de lograr la ansiada paternidad.

Según los datos, las mujeres con altos niveles de estrés y ansiedad pueden ovular hasta un 20 por ciento menos, y la posibilidad de que sus óvulos sean fecundados disminuye en un 30 por ciento. Los hombres tampoco se libran: el estrés puede influir negativamente en la calidad de su líquido seminal. Y es que la ansiedad tiene múltiples efectos fisiológicos sobre el proceso reproductivo, ya sea natural o a través de un tratamiento.

Los especialistas afirman que las mujeres pueden reducir su estrés practicando yoga o meditación de atención plena (mindfulness), entre otras formas.

El ejercicio moderado, cinco veces por semana durante 30 minutos, también puede reducirlo pero hacer ejercicio en extremo puede reducir las probabilidades de concebir, advierten.

También el uso de la psicoterapia y las habilidades de gestión del tiempo podrían reducir los niveles de estrés.

 

 

 

 

Comentarios