Córdoba

El detenido por el crimen de Abril Sosa tiene antecedentes por abuso sexual

La menor era buscada desde el sábado. El cuerpo fue hallado este lunes en un baldío. El homicida además era vecino de la víctima

Redacción Rosario Nuestro

martes 16 de enero, 2018

Abril Sosa, la pequeña de cuatro años que era intensamente buscada desde el sábado en Córdoba, fue hallada muerta el lunes en un baldío del barrio General Bustos, en la ciudad de Córdoba. Si bien todo es materia de investigación y no se descarta aún ninguna hipótesis, todo apunta a que la víctima fue abusada antes de su muerte.

Por el crimen fue detenido un hombre de 35 años, identificado como Daniel Ludueña. Según se informó desde la Policía, el sospechoso es vecino de la víctima y tras varias horas de interrogatorio, guió a los policías hasta el lugar donde estaba el cadáver de la niña. Además, se supo que al momento de la detención no se resistió.

En un primer momento, la fiscal que interviene en la causa, Claudia Palacios, deslizó la teoría de que el homicidio estuvo enmarcado en un ajuste de cuentas por narcotráfico, pero en las últimas horas cambió el foco de la investigación: ahora, la Justicia cree que el hombre detenido podría haber abusado de la menor, ya que según dijo la funcionaria judicial, Ludueña tiene antecedentes que van “contra la integridad sexual”.

Mayra Sidra, su mamá, comentó que la denuncia fue elevada el mismo sábado cerca de la medianoche al ver que la pequeña no aparecía. El domingo por la tarde, un grupo de vecinos realizó una manifestación en reclamo por la aparición de la menor y pidieron que se revisen las imágenes de las cámaras de una empresa de seguridad del barrio. Un día después, Abril apareció muerta en un descampado.

Palacios remarcó que puede que no se haya tratado de un ajuste de cuentas, como había afirmado durante la mañana del lunes, sino producto de un abuso. “Aparentemente puede que no haya sido un ajuste de cuentas, sino un pedófilo; estamos entre estas dos hipótesis”, dijo la fiscal a La Voz del Interior. El padre de la nena, en tanto, reconoció que en alguna oportunidad había vendido drogas, pero aclaró que “no tenía deudas con nadie”.

“Hace un año y medio lo conocíamos a este hombre. No sabíamos que tenía esos antecedentes. Compartimos algunas cenas y reuniones. No había una amistad pero mi nena lo conocía. Si no, ella no se hubiera ido con él”, dijo la mamá.

“Al principio este hombre testificó y hasta tenía custodia. Por eso la justicia estaba encima de nosotros. Mientras tanto se estaba encargando de mi hija. Él asesinó a mi hija y no le tuvo compasión de nada. Quiero Justicia para Abril y nada más. No me importa lo que digan”, dijo Mayra.

Una vecina –detalló la madre de Abril- fue clave en la investigación. Según reveló la mujer, la testigo entregó a la justicia imágenes con alto contenido sexual que Ludueña le mostraba a la menor. “Esto para que la Justicia buscara a mi hija”, añadió. “La Justicia actuó mal. No se movían buscando a mi hija, se movían buscando droga. Todo lo hizo él para que no lo buscaran a él”, sostuvo.

A su turno, Cristian Sosa, el papá de Abril, habló del sospechoso y de cómo fingió no saber nada mientras la nena estaba desaparecida. “Me ayudó a buscar a mi hija. Es una mente muy enferma. Palmearte la espalda y decirte ‘ya va a aparecer'”, dijo el hombre en una entrevista con Mitre Córdoba.

Fuente: Infobae

Comentarios