POR LAS RESTRICCIONES SOCIALES

El consumo de carne en Rosario bajó desde el inicio de la cuarentena

José Garcia, titular de la Asociación de Carniceros, dialogó con Rosario Nuestro y afirmó que más allá de la merma en el consumo, el sector no fue tan perjudicado por la pandemia.


Desde el comienzo del aislamiento social, preventivo y obligatorio que se inició el pasado 20 de marzo en Argentina, muchos sectores de la economía se vieron claramente perjudicados porque estuvieron obligados a cerrar sus comercios por un largo tiempo.

Si bien uno de los rubros que hasta se vio beneficiado fue el de la venta de alimentos por estar exceptuado en el Decreto Nacional de Urgencia y considerarse de carácter esencial para los ciudadanos. Uno de ellos son las carnicerías que resultaron ilesas pese a la pandemia del coronavirus, sin embargo el consumo de la carne mermó en comparación con los años anteriores.

José García, titular de la Asociación de Carniceros de Rosario, dialogó este viernes con Rosario Nuestro y se refirió a la situación del sector carne en los últimos cuatro meses.

"Según los datos de gente vinculadas al sector que tiene datos muy serios se está dando una disminución del consumo casi de 5 kilos. En estos momentos se está consumiendo 45 kilos y antes había hasta un 50. Esto tiene que ver mucho con las restricciones en distintas parrillas de Rosario y también por las restricciones para las reuniones familares", explicó García.

Mas allá de una merma en la venta de carne por las distintas restricciones de la cuarentena, el carnicero admitió que a difrerencia de los otros sectores, ellos se vieron dentro de todo beneficiados: "Nosotros todo lo que es carnicería en estos 120 días de cuarentena nunca cerramos, nos vimos favorecidos con el tema rentas y no hay dudas que la gente no eligió el negocio por cercanía, eso está clarísimo. El sector nuestro no ha sido perjudicado, nos hemos mantenido y estamos en una situación buena hoy.

Con respecto a la modificación de los precios que fueron variando desde marzo, García expresó: "Hasta ahora los números se han mantenido. Nosotros acá en Rosario no estamos sufriendo aumento de la materia prima que pueda repercutir en precio de góndola".

Por último, el titular de la Asociación de Carniceros comparó cómo fue la venta al principio donde regía un aislamiento estricto y cómo es la modalidad de ahora que se permiten las reuniones afectivas."A partir de las reuniones familiares, se ha incrementado el volumen de venta por persona. Antes, la carne se vendía solamente para una familia de 3 o 4 personas".