Este miércoles se tratará en comisión

El Concejo prevé debatir antes de fin de año sobre la noche rosarina

La nueva norma ya tiene consenso de todos los bloques, aunque faltarían algunos detalles.

Redacción Rosario Nuestro

domingo 11 de noviembre, 2018

Los concejales que integran las comisiones de Gobierno, Planeamiento y Salud darán viabilidad para que se trate en el recinto, una nueva ordenanza que permitirá bailar en bares y restaurantes, en este proyecto también estará previsto que las discotecas permanezcan abiertas hasta las 5.30 y demás contar con un protocolo de violencia de genero. Por otra parte, los After seguirán prohibidos.

Según informaron desde el cuerpo legislativo rosarino la rúbrica de viabilidad del proyecto estaría listo el próximo miércoles previo a la sesión ordinaria. El cambio de la ordenanza de nocturnidad es una de las demandas y responsabilidades que el Concejo deberá asumir en corto plazo ya que lleva tiempo sin ser tratado y en varias ocasiones fracasó su consenso.

Otros temas que forman parte de lo que será la nueva reglamentación generan más asperezas: el acceso de los menores a las confiterías para mayores o la cantidad de personas que pueden ingresar en cada local.

La ordenanza vigente, la Nº 7.218, fue aprobada en el Concejo 1996 y, aunque fue modificada en 2001, tanto funcionarios, como concejales y empresarios advierten sobre la necesidad de actualizarla a la realidad de hoy ya que quedó completamente desactualizada.

De hecho, algunos empresarios advirtieron que la norma resintió la actividad nocturna rosarina, promocionada por la cantidad de locales y su variedad. Actualmente, el menú del trasnoche suma unos 200 locales, de los cuales la mitad son salones de fiestas, de acuerdo con la nómina de espacios habilitados por el municipio. Actualmente, sólo se puede bailar en aquellos locales habilitados como confiterías bailables.

Los bares y restaurantes no pueden abrir pista sin exponerse a duras sanciones monetarias y la clausura del local. Los jóvenes mantienen hoy otros hábitos de nocturnidad y la discoteca que supo cautivar a otras generaciones ya no es el espacio que eligen para divertirse.

Por su parte la concejal de Cambiemos, Germana Figueroa, dijo a Rosario Nuestro que la idea de su bloque es “no perder de vista que se trata de una ordenanza de habilitación” y que “tiene que ser algo claro” para quien quiera iniciar un trámite de este tipo y, sobre todo, para el inspector que es quien debe sancionar al empresario si no cumple con la reglamentación.

“Lo que proponemos es un sistema de licencias, por ejemplo: para pasar música, para espectáculos en vivo, estas licencias se van anexando”, explicó la edil y agregó: “Acá lo que se plantea es si es un bar con amenización música o una disco, nosotros tratamos de buscar parámetros objetivos de acuerdo con la licencia que se tenga”.

Asimismo, agregó que antes se partía de bar y solía haber problemas cuando ese espacio tenía un escenario, por ejemplo. Lo que se pretende, entonces, es “hablar de locales” con diversas licencias que se agregarían de acuerdo a lo establecido en la ordenanza.

Quien también fijo postura al respecto fue el concejal del Frente Progresista Horacio Ghirardi quien aseguró que hay voluntad de todos los bloques de que salga una nueva reglamentación antes de fin de año. En ese sentido sostuvo que necesario darle un marco a la noche entendiendo que Ha cambiado mucho la realidad desde que se aprobó la vieja ordenanza.

“La cuestión creo que pasa por no ser tajante en los rubros y si se baila y no se baila, lo que creemos es que el sistema de otorgamiento de licencias podría flexibilizar, siempre y cuando se cumpla con las normas de seguridad y otras reglas preestablecidas”, indicó el edil socialista en concordancia con su par del Pro.

Por otro lado, dijo el concejal que todavía esta abierto el debate con respecto al registro de oposición de linderos, pero en general, quien tenga actividad bailable 2va atener que respetar los puntos que establece la licencia”. Y aclaró para finalizar que lo que se busca con esta norma es “un punto de equilibrio” para que todos “puedan trabajar”.

 

 

Comentarios