AISLADO Y LEJOS DE SU FAMILIA

El Colo Gil, varado en Arabia Saudita: “Estoy muy enojado, es un derecho que tengo como ciudadano volver a mi país”

El ex jugador de Central narró el duro momento que atraviesa: "No estoy pidiendo un favor, solo un simple papel".


El ex volante de Central Leonardo Gil, que a comienzos de año emigró a Al-Ittihad de Arabia Saudita, brindó una nota al diario Clarín en la que contó la dura situación que atraviesa con toda su familia en Argentina y él cumpliendo el aislamiento por el coronavirus en el país asiático, sin poder regresar.

“No vine a pasear, no estoy de vacaciones, cumplí con todo lo que pidió el Presidente (Alberto Fernández) y me siento solo”, aseguró el Colo y agregó: "Vine a Arabia Saudita por cuestiones laborales, buscando la posibilidad de pegar el salto económico. Estoy muy enojado, es un derecho que tengo como ciudadano volver a mi país".

Gil se encuentra en estos momentos en Corniche, una zona costera de Jeddah, a orillas del Mar Rojo y desde hace 30 días cumple la cuarentena que también determinó el gobierno saudí. "Soy una persona que está tratando de regresar por sus propios medios. No estoy pidiendo un favor, solo un simple papel", señaló el futbolista de 28 años.

Acerca de la falta de soluciones que recibe, quien fue campeón con el Canalla de la Copa Argentina 2018, dijo: "Me comuniqué con la Cancillería, me dijeron que hay que solicitar un permiso a la ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil). Hablé con un señor llamado Federico Franceschini que quedó en comunicarse conmigo, pero fue hace más de 7 días y no tengo respuestas. Ahora me dicen que no me pueden autorizar".

"Sé que estaban repatriando 700 argentinos por día. También, que volvieron de Estados Unidos, de México, de España. Estoy un poco más lejos, lo entiendo. Pero había comprado un pasaje de Jeddah a París que me costó 4 mil dólares. De ahí, me trasladaba a San Pablo en otro avión por el que tuve que pagar 1.600 euros. Y de Brasil podía moverme hasta Ezeiza en un vuelo privado. Le mandé las fotos con todos los tickets a la Cancillería, pero no me consiguieron la autorización", comentó Gil sobre todas las complicaciones que le impidieron volver a Argentina.

Por último, el jugador nacido en Río Gallegos habló de lo que representa tener tan lejos a sus seres queridos: "Tengo a mi papá, mis hermanos, mi novia allá. Mi mamá murió cuando yo tenía 5 años. Los extraño, es muy difícil estar solo. Paso despierto toda la noche porque acá hay 6 horas de diferencia. Me quedo hasta las 5 o 6 de la mañana hablando con ellos, me duermo de día. Tengo una decepción muy grande y encima se fue Bruno (un compañero suyo brasileño), que vivía en el mismo country".

x
Paladini flotante