RADIO MITRE ROSARIO

El “chico 10” se fugó con la plata de sus compañeros y ahora peligra la fiesta de egresados

Oriana, una de las alumnas damnificadas, contó detalles sobre la estafa del "desaparecido" muchacho.

Por Rosario Nuestro Redes

sábado 13 de octubre, 2018

La escuela está ubicada en Córdoba 2635.

Foto: Google Maps

Era el mejor compañero y el chico 10. Podía pensarse de todos menos de él, pero las apariencias a veces engañan. Los dos cursos de quinto año de la Escuela de Enseñanza Media para Adultos (Eempa) Nº 1.299 de Rosario fueron estafados por Marcos, de 26 años, quien era el encargado de juntar el dinero para la fiesta de graduación.

Una de las alumnas damnificadas, Oriana Vogliotti, habló este viernes con el programa El Diario de Mañana en Radio Mitre Rosario y relató la historia: “Eramos un grupo de cuarto año que nos queríamos graduar. Nuestro curso era medio colgado, y en el otro cuarto también se querían graduar. Entonces este chico nos ofreció que nos graduemos los dos cursos juntos, porque él decía que tenía el salón y la fecha de la graduación. Lo único que teníamos que hacer era pagar nuestra tarjeta y la de nuestros invitados por mes”.

La propuesta de Marcos era positiva, ya que una compañera de él era sobrina del dueño del salón y la tarjeta no iba a aumentar. Pero eso no ocurrió. “Nos dijo que mantenía el precio congelado de las tarjetas a $800. Pero el chico empezó a aumentar la tarjeta, primero a $1000 y después a $1200 y nos parecía raro. Entonces un compañero le pidió que nos muestre un comprobante y ahí se negó”, relató Oriana.

El denunciado, supuestamente, llevaba esa plata al salón todos los meses. Pero en realidad sólo dejó $9.600 en abril, cuando tuvo que abonar una seña. Es decir, el resto, el aporte de 25 alumnos, que se estima sería alrededor de $55.000, no se sabe dónde fue.

Algunos de los jóvenes estafados. Foto: Clarín

El paradero de Marcos es incierto. Según la joven, lo llamaron a su celular y fueron hasta su casa, pero nunca contestó. Además, se enteraron que tiene otra vivienda en Entre Ríos, por lo que piensan que podría estar ahí.

Nosotros siempre confiamos en él porque era del otro curso, era buen compañero y tenía las mejores notas. Le daba clases particulares a los que necesitaban para que se gradúen. Ahora me cierra que era para sacarles plata”, explicó la joven.

No obstante, no sería la primera vez que el joven se queda con algo que no le pertenece. “Cuando nuestro caso se viralizó por las redes una chica comentaba y decía que Marcos era su amigo y que la había estafado con una tarjeta de crédito. Además, se ve que la chica antes lo invitaba a la casa y siempre le faltaban plata y celulares”.

Los chicos de la escuela le dieron tiempo para que devuelva el dinero, pero al no tener respuestas comenzaron con las acciones judiciales. El dueño del salón, por su parte, se presentó a la entidad educativa para mostrar los comprobantes de que Marcos sólo había abonado la seña.

La fiesta iba a ser el 8 de diciembre en el salón de la Asociación Libanesa. Los pasos a seguir para que el sueño de los egresados se cumpla es hacer bingos y rifas para recaudar fondos. “El muchacho este nos mató la ilusión de graduarnos”, expresó Oriana, decepcionada por el accionar del que creían era el mejor compañero.

Comentarios