El abordaje de la Urticaria


La urticaria es una enfermedad de la piel caracterizada por la aparición de erupciones sobre-elevadas que se llaman ¨ronchas¨ o ¨habones¨, de color más claro en el centro y algo más rojo en sus bordes.

Esta patología presenta una alta prevalencia en la forma aguda y, se estima que del 15 al 24% de la población general lo sufrirá en algún momento de su vida. Las ronchas varían en tamaño y aparecen y se desvanecen repetidamente a medida que la reacción sigue su curso.

Sus síntomas

Según la duración de los síntomas, esta enfermedad puede dividirse en dos formas de presentación: aguda que es cuando las ronchas duran menos de 6 semanas y crónica, cuando los síntomas persisten más allá de ese tiempo, llegando a veces a durar meses e incluso años.

Casi en la mitad de los pacientes, especialmente aquellos con formas crónicas, suele acompañarse en simultáneo de ¨angioedema¨, que es la hinchazón de lugares determinados tales como labios, párpados, lengua, genitales y extremidades.

¨ Muchas personas con urticaria crónica suelen cancelar sus actividades sociales, incluso evitan ponerse traje de baño. Su vida sexual se ve severamente comprometida en casos crónicos y severos ya que se ve afectada su apariencia física¨, explica la doctora Mónica De Gennaro, especialista en Alergia e Inmunología y subdirectora médica de la Fundación CIDEA (MN 67934).

¿Qué la causa?

En población infantil y en las formas agudas, las infecciones virales son los desencadenantes más comunes, luego alimentos y picaduras de insectos, reacciones medicamentosas o inmunológicas.

En los adultos suelen estar involucrados los medicamentos de manera más frecuente, como los anti-inflamatorios, pero también antibióticos y anti-hipertensivos.

Se pueden encontrar también factores físicos que la provocan, tales como el sol, el agua, el calor, el frío, la presión o fricción, o las vibraciones, y se denominan urticarias inducidas.

 ¿Cómo se llega a su diagnóstico?

El diagnóstico habitualmente es clínico al identificar las ronchas en el examen físico, pudiendo estar acompañado simultáneamente o no por angioedema.

Es de utilidad a veces solicitarle al paciente que realice un diario registrando sus actividades, los medicamentos incluidos remedios a base de hierbas o suplementos dietarios, lo que come y lo que bebe, dónde aparece la urticaria, cuánto tarda una roncha en desaparecer y si la urticaria está acompañada de inflamación dolorosa.

Para calmar los síntomas se indican como primera línea de tratamiento los anti-histamínicos de segunda generación (loratadina/desloratadina, cetirizina/levocetirizina, fexofenadina), con menos o nada de efectos secundarios comparado a los de primera generación (difenhidramina, clorfeniramina, carbinoxamina).

Actualmente la urticaria crónica no tiene cura. Todos los tratamientos están orientados a controlar los síntomas.

En este sentido, es necesario tener en cuenta que los alergólogos son los especialistas que mejor manejan la urticaria, ya que evalúan las causas probables, la actividad, el impacto y el control de la enfermedad.

x
Paladini flotante