alarmante cifra

Durante el 2017, más de 600 homicidios estuvieron vinculados con adicciones

El informe fue difundido por la Asociación Antidrogas de la República Argentina y abarca a todo el país.

Redacción Rosario Nuestro

domingo 28 de octubre, 2018

Durante el año pasado se calcula que más de 600 crímenes registrados en la Argentina se relacionaron al flagelo de las drogas y las adicciones, según un informe de la Asociación Antidrogas de la República Argentina.

El caso del adolescente que confesó el asesinato de su prima de 9 años en José Mármol puso de relieve un drama que tiene a personas con severas adicciones a diversos estupefacientes cometiendo delitos extremos al punto de llegar al homicidio.

“Si la Ley de Salud Mental lo permitiera, personas adictas como el adolescente de José Mármol, podrían ser tratados y controlados por psiquiátras y psicólogos en lugares acordes como los centros de rehabilitación y no se llegaría jamás a este tipo de casos que quiebran de angustia a la sociedad toda”, indicó Claudio Izaguirre, presidente de la Asociación Antidrogas de la República Argentina.

Durante el año pasado, en el país se registraron 2.279 homicidios dolosos, cometidos con intención y se calcula que el 28 por ciento del total fueron hechos que tuvieron vinculación con el problema de las drogas, en el marco de una cifra que rondaría los 638 episodios de máxima violencia.

“En el caso del joven que mató a su prima, el problema radica en que el consumo de sustancias en personas de muy baja edad, y como en este caso que vienen consumiendo desde hace algún tiempo, provoca daños a nivel cerebral que son más profundos, ligando el cuadro con la paranoia, la psicopatía y la esquizofrenia”, señaló Izaguirre en declaraciones a Diario Popular.

Para el experto, “la rapidez pavorosa con la que se daña la capacidad cognitiva de los niños que son adictos, y como en este caso, un joven que se autoexterna de una internación y deja un tratamiento por drogas, termina dando rienda suelta a la psicosis, entonces pasa que la persona no tiene sensaciones, por lo tanto va a desarrollar acciones para tenerlas”.

“Un psicótico no puede lamentablemente sentir lo que siente una persona común. No hay culpa, afecto, amor, y lo que busca a través de sus acciones son motivos para poder sentir algo. Hace muchos años me tocó trabajar en un caso con un niño de 15 años que le había pegado un balazo a una nena de tres años, sólo para ver cómo cerraba los ojos cuando moría, según lo que dijo el propio protagonista”, contó Izaguirre.

“La clase política, que toma decisiones, tiene que hacer todo lo posible para que podamos tener una ley de salud mental acorde con este flagelo gravísimo. El Estado le están dando la espalda a las personas adictas, pero también a inocentes como esta nena de 9 años de José Mármol. Se tiene que decir que este chico debería estar en un tratamiento obligatorio. Las personas atrapadas en el consumo, que no son tratadas en tiempo y forma, terminan convirtiéndose en homicidas, suicidas o delincuentes que cometen delitos para seguir consumiendo”, señaló.

Por último, indicó que “si no se modifica la manera de abordar el problema de las adicciones, esto no tendrá freno, y como sociedad se podrá ser espectador o víctima en casos como el ocurrido en José Mármol”.

Comentarios