Un proceso legal que viene largo

Dos Monos a un pasito de la calle


El juicio de Los Monos culminó el lunes al mediodía. Los principales acusados, los llamados cabecillas de la banda, recibieron condenas abultadas. "Monchi" Machuca, el hombre que llegó en la situación más compleja al proceso legal, se llevó la peor pena del periplo, recibiendo la sentencia de 37 años de prisión —una de las más altas de la historia de la Justicia provincia—. Sin embargo, la situación legal de otros implicados contrasta y mucho.¿Parte de la banda puede salir a la calle?

Ariel Cantero

"El Viejo" fue detenido a fines de mayo de 2015, mientras circulaba en un carro tirado a caballos, en la zona de Boulevard Seguí y Roullión, en barrio Moderno. Llevaba casi dos años prófugo.

Durante la apertura del juicio se lo acusó de ser uno de los cabecillas de Los Monos, pero al llegar los alegatos finales la fiscalía solo le achacó ser miembro del clan.

Su nombre casi no sonó durante las audiencias del periplo legal y finalmente fue condenado por el tribunal a seis años de prisión.

Ariel está próximo a cumplir la mitad de su condena y esto lo habilitaría a exigir salidas transitorias. De acuerdo a lo que informaron diferentes voceros judiciales lo defensores de patriarca de los Cantero esperarán el momento adecuado para exigir que acceda al beneficio.

Mariano "Gordo" Salomón

El "Gordo" fue uno de los últimos en caer. Fue arrestado en junio de  2016 en una casa del partido bonaerense de La Matanza, cuando llevaba casi tres años escondido de la Justicia.

Se suponía que era uno de principales exponentes de la banda y se le achacaba poner en circulación el dinero sucio del grupo. Pero el lunes fue condenado a cuatro años y medio de cárcel, como miembro de la asociación ilícita.

Según informaron fuentes oficiales, a partir de diciembre Salomón podría exigir a la Justicia acceder a las salidas transitorias.

Presiones políticas y buena conducta

Según explicaron a Rosario Nuestro diferentes especialistas en derecho penal, la situación de los condenados es compleja. Porque si bien la ley que les cabe contempla que pueden acceder al beneficio de las transitorias en poco tiempo, es clara a su vez en el requisito de la buena conducta. "Ellos tienen que demostrar un comportamiento ejemplar tras las rejas y encontrar un profesional asuma el costo político de certificar esto ante la Justicia no va a ser una tarea simple", señalaron. Para los expertos, si bien las salidas de los dos acusados asoman en su horizonte legal, será un proceso complejo, repleto de trabas.

x
Paladini flotante