medida de fuerza

Docentes de Amsafé van al paro y apagón virtual por 48 horas en reclamo de la reapertura de paritarias

Tomaron la decisión tras una asamblea. Exigen que la provincia retome las negociaciones salariales y mejoras en la situación de los reemplazantes.


Docentes nucelados en Amsafé irán al paro por 48 horas en reclamo de la reapertura de las paritarias. La medida de fuerza será este jueves y viernes. De este modo, no se dictarán clases virtuales, modalidad implementada durante la pandemia, duramente cuestionada por los maestros por la cantidad de horas dispensadas y la escasez de herramientas tecnológicas. Exigen que las autoridades provinciales retomen las negociaciones salariales y una mejora en las condiciones laborales, con especial énfasis en la situación de los reemplazantes.

Según informaron desde el gremio, la decisión se tomó tras una asamblea realizada por teleconferencia este martes de la que participaron 5500 educadores de la provincia. En ese marco, 3890 votaron a favor del paro por 48 horas, 1393 por paro por tiempo indeterminado, mientras que sólo 210 se pronunciaron en contra del cese de actividades virtuales.

En un comunicado emitido este miércoles, los docentes de Amsafé manifestaron que la resolución se debe al "cierre unilateral de la paritaria, el congelamiento de los salarios y las jubilaciones, las malas condiciones laborales y la dramática situación de los reemplazantes".

Si bien el mes pasado se reunieron con representantes del Ministerio de Educación y de Trabajo, sobre la mesa ni siquiera apareció la problemática de los sueldos. Sólo se discutieron condiciones de la futura vuelta a las aulas, prevista gradualmente para agosto. Sin embargo, el cuadro epidemiológico santafesino se agravó en los últimos días, con 24 contagios de coronavirus en apenas 24 horas, por lo que el panorama podría cambiar.

Clases virtuales y dolores de cabeza

La pandemia del coronavirus llevó a una reestructuración del sistema educativo, que debió adaptarse a las nuevas tecnologías de la información casi a los ponchazos y comenzar a funcionar de modo virtual. Para los docentes las teleclases, y la necesidad de conexión constante con alumnos y padres representa más de un dolor de cabeza por la cantidad de horas dispensadas y, en muchos casos, la escasez de herramientas para desarrollar su trabajo.