seguridad en riesgo

Dejaron de practicar el examen psicofísico a los choferes de la terminal

Es por una decisión del gobierno nacional que cerró las reparticiones encargadas de las pruebas. Más de 40 profesionales se quedaron sin trabajo.

Redacción Rosario Nuestro

miércoles 3 de abril, 2019

Los choferes de micros de larga distancia de más de una decena de terminales del país ya no se someten a un examen psicofísico antes de conducir. La medida obedece a una decisión del gobierno nacional de cerrar los centros de control encargados de practicar las pruebas. Más de 40 profesionales de las reparticiones, incluidos los de la estación de Rosario, reclaman por la pérdida de fuentes de trabajo. Aseguran que se enteraron del cierre de puertas vía mail.

En octubre de 2017, la Comisión Nacional de Regulación del Transporte abrió centros de control psicofísico en doce terminales de todo el país en cuya órbita se realizaban exámenes físicos y psicológicos a los conductores de colectivos de larga distancia para garantizar la seguridad de pasajeros y choferes. Desde el 31 de marzo, esas dependencias ya no funcionan, incluida la de la Terminal de ómnibus Mariano Moreno de Rosario. El saldo de esa decisión es, además de la indefensión de viajeros y conductores, la pérdida de las fuentes de trabajo de más de 40 profesionales.

“Los choferes están saliendo sin ningún tipo de control”, denunciaron la piscóloga Sabrina Navone y las médicas Jésica Liwacki y Daira Sptorno, este miércoles en conferencia de prensa, quienes advirtieron acerca de la importancia de las evaluaciones.

En palabras de las profesionales, en todo el país se practicaron más 4000 exámenes el último año que “hacían hincapié en la salud integral del conductor del transporte público, tanto al momento de llevar adelante su jornada como al finalizarla”. En ese sentido, remarcaron que “se buscaba evaluar valores tensionales, síntomas recurrentes, como dolores de cabeza y otros factores de riesgo propios del área médica y en el área psicológica, se estudiaban índices de fatiga productos de la acumulación de cansancio, problemas de descanso, de sueño o consumo de sustancias”. También se medían los mecanismos de respuesta ante diversos estímulos. En tanto, explicaron que los controles impactaron positivamente tanto en la salud de los choferes como en materia de seguridad vial.

Por otra parte, revelaron que se enteraron por mail del cierre de puertas de las reparticiones que dependen del Ministerio de Transporte de la Nación, pero que están tercerizadas a través de una empresa prestadora de servicios de salud. “Ellos (la empresa prestadora de salud) nos comunicaron que a partir del 31 de marzo se desactivaban todas las unidades de control. En total, son 40 los profesionales que se quedaron sin trabajo Por eso queremos visibilizar en qué consitía el proyecto”, concluyeron.

 

Comentarios