lifschitz y bonfatti, juntos

Cumbre de la rosa

Reunión entre los referentes del PS para acercar posiciones y pensar un futuro en conjunto.

jueves 23 de noviembre, 2017

Estévez, Bonfatti y Lifchitz en el cónclave del miércoles.

Después de algunos meses, hubo cumbre. Antonio Bonfatti y Miguel Lifschitz formaron parte de una mesa del Partido de la rosa para “diagramar el 2018” y establecer los objetivos.  Pero lo que dejó realmente ese cónclave fue la foto entre los dos líderes naturales que tiene el socialismo. Limar asperezas para fortalecerse.

Son de público conocimiento en el ambiente de la política las diferencias que mantienen el actual y el anterior gobernador. Pero, luego de los resultados electorales, se dieron cuenta de que separados se debilitan. Tanto Bonfatti que obtuvo más de 700 mil votos en 2015 como Lifschitz, que mantiene una imagen positiva de su gestión por encima del 60 por ciento, están convencidos de que si acercan posiciones mejorarán los resultados de cara al 2019.

Las negociaciones están abiertas. Fuentes consultadas indican que Lifschitz estaría dispuesto a “abrir” su gobierno al sector de Bonfatti. Con la salida de los radicales Cambiemos se generan muchas vacantes y los revanchismos quedarían de lado. A cambio, por supuesto, puso sobre la mesa la discusión de la Reforma de la Constitución en donde el actual Presidente de la Cámara jugará un papel fundamental en la concreción de los acuerdos políticos.

La reelección y los límites de dos períodos a todos los cargos electivos provinciales son los dos ejes de discusión más polémicos. En el segundo se llegará fácil a un punto en común: los dos lo ven con buenos ojos. Pero es sabido que el primer eje no le gusta al que está afuera y lo seduce al que está gobernando. Pasó cuando Lifschitz era senador y Bonfatti gobernador. Y pasa ahora que la cosa es a la inversa.

Los rumores sobre que el actual jefe de Estado provincial “baje” a su ciudad natal para “salvar las papas” del socialismo en su bastión principal se fueron diluyendo por las propias palabras del protagonista. Y es por eso que las salidas para él son dos: o consigue que se vote la reelección o juega una carta nacional en sociedad con una liga de gobernadores.

Se cuenta desde adentro del PS que tuvo mucho que ver en el acercamiento el actual concejal y secretario general del partido Enrique Estévez. Habló con cada uno por separado y los convenció para que se sentaran a dialogar. Por ahora es una foto, aunque sea la imagen de la semana. Veremos más adelante.

Comentarios