salud

Cuando el gym y la dieta no dan resultados

Especialistas en nutrición afirman que el principal error es no tener expectativas reales.


Especialistas en nutrición afirman que el principal error es no tener expectativas reales: bajar mucho en poco tiempo, en período festivo, etc.

Otro error suele ser pensar en adelgazar “solo para el verano” y después abandonar. Los especialistas destacan la importancia de realizar un plan de descenso de peso progresivo apuntando a disminuir el porcentaje graso y aumentar el muscular para mejorar la composición corporal.

Hay otros errores como comer menos de lo indicado, no desayunar, saltear comidas, no controlar lo que se come” explican los especialistas.

¿Y qué pasa con el gimnasio?

  • A la hora de empezar un plan de descenso de peso son comunes los errores que se cometen en relación al entrenamiento.
  • Los que no van nunca: algunas personas van dos veces al mes por lo cual se dificulta lograr resultados.
  • Los que van todos los días y abandonan abruptamente: otros arrancan el gimnasio yendo todos los días y hasta pasan varias horas. Esto les dura poco tiempo y abandonan.
  • Los que pasan tiempo con el celular: no concentrarse en los ejercicios y estar pendientes del celular también dificulta los objetivos.
  • Falta de disciplina: “se trata de la cualidad de cumplir con una tarea sin importar si tenes o no deseos de llevarla a cabo. Sin disciplina no podés crear o modificar hábitos” detalla Jorge Andrea, especialista en Nutrición y Entrenamiento deportivo.

5 hábitos simples para mejorar

  • Disminuir los alimentos procesados.
  • Asistir al gimnasio 2 o 3 veces por semana durante todo el año es más efectivo que ir todos los días durante un mes y abandonar.
  • Incorporar ejercicios de fuerza.
  • Dormir al menos siete horas diarias.
  • Elegir caminar en vez de medios de transporte.

Las claves de un buen entrenamiento

Jorge Andrea recomienda revisar tres puntos para lograr resultados en el gimnasio: la progresión, planificación y técnica.

  • Progresión: para seguir mejorando no queda otra que aumentar el esfuerzo. Esto puede hacerse aumentando el peso, número de repeticiones o tiempo de descanso entre series.
  • Planificación: el cuerpo se acostumbra a entrenar igual. Lo recomendable es cambiar la rutina al menos cada 4 o 10 semanas.
  • Mejorar la técnica: controlar la técnica ofrece una precisión real y evita lesiones.