Inseguridad

Crimen en Puerto Madero: la sospecha sobre el chofer de la combi y los detalles de la bala que mató al turista inglés en el hotel Faena

Un turista inglés murió y otro resultó herido cuando estaban por ingresar a un hotel del barrio porteño de Puerto Madero y fueron interceptados por motochorros que intentaron robarles, informaron voceros de Prefectura Naval.


Un turista inglés murió y otro resultó herido cuando estaban por ingresar a un hotel del barrio porteño de Puerto Madero y fueron interceptados por motochorros que intentaron robarles, informaron voceros de Prefectura Naval.

El hecho ocurrió alrededor de las 11 a metros de la puerta del hotel Faena, situado en Marta Salotti 445, cuando los dos hombres fueron interceptados por al menos dos asaltantes que circulaban en moto y tenían otro vehículo de apoyo.

Debido a que aparentemente las víctimas quisieron resistirse, ambos terminaron siendo baleados y recibieron los primeros auxilios por parte de efectivos de Prefectura que estaban en la zona y llamaron a una ambulancia.

El jefe del SAME, Alberto Crescenti, detalló que se recibió el alerta a las 11.04 y que al llegar al lugar se encontraron con un hombre de 35 años “con un impacto que le había entrado por la axila derecha y le había alcanzado el tórax”, lo cual le produjo un paro cardíaco.

En tanto, el otro herido, de 28 años, sufrió una lesión de bala en el muslo, cerca de la ingle, que no le tocó la arteria femoral, por lo que no sería de tanta gravedad y continuaba internado.

Tras el hecho, que causó conmoción entre las personas que a esa hora paseaban por la zona, personal de Prefectura dispuso un operativo cerrojo para tratar de localizar a los dos vehículos, a la vez que se estaban buscando imágenes en las cámaras del hotel, de edificios cercanos y las del Gobierno de la Ciudad.

Una saga de casos similares

El ataque a los turistas ingleses se suma a otros hechos graves sufridos por visitantes de otras nacionalidades cuando se encontraban de paso en el país, dos de ellos también en este mismo mes.

El 30 de diciembre de 2018, cerca de las 23.20, el sueco Christoffer Persson (36) y su novia María Izzo (26) se encontraban parados en la vereda de Tacuarí al 700, en Montserrat, verificando en el celular el camino para llegar al hotel, y en esa circunstancia, un delincuente bajó de un auto y le exigió al hombre que entregara el teléfono.

El ladrón tomó el celular con ambas manos y cuando se lo llevaba, Persson intentó recuperarlo manoteándolo con la mano izquierda y ahí se produjo el disparo que lo hirió en la pierna derecha.

Luego de ser baleado, el turista sueco fue llevado al Hospital Argerich, donde los médicos tuvieron que amputarle la pierna por la lesión sufrida y estuvo 20 días internado.

Otro hecho se produjo el 8 de diciembre, cuando el estadounidense Frank Wolek (60) caminaba por la zona turística de La Boca y fue gravemente herido a puñaladas en el pecho al ser asaltado por dos delincuentes que le robaron una cámara de fotos; tras ser operado también en el Argerich, logró recuperarse. Por ese asalto, intervino el policía Luis Chocobar, quien mató a uno de los ladrones cuando escapaba.

En tanto, el 13 de agosto de 2014, el turista canadiense Alexander Thomas Hennessy circulaba en bicicleta y fue asaltado, también en La Boca, por el "motochorro" Gastón Aguirre, hecho que se volvió viral porque la víctima logró filmar el momento del intento del robo de su mochila con una cámara que tenía en su casco.

 

Investgan si alguien ''vendió a la familia de turistas''

Robar en Puerto Madero, la zona con índices históricos más bajos de delito en territorio porteño, también es raro. “No tenés a dónde escapar”, apunta un investigador veterano: “Si te encierran te empujan al río, tenés que llegar a la autopista lo antes posible”. El riesgo de un fracaso en la fuga es obvio. Sin embargo, los asesinos lo lograron.

Dejaron otro rastro, además de las vainas y la bala entera: un fragmento de una manija del freno de la moto, insuficiente para una huella dactilar completa.

Lo que es evidente es que este no fue un robo al voleo, bajo ningún concepto: los signos de inteligencia previa son claros, hay indicios de un seguimiento de los ladrones en el trayecto previo a llegar al hotel Faena.

Los turistas atacados fueron atendidos por el SAME.

Los turistas atacados fueron atendidos por el SAME.

Así, la sospecha se centra en la combi blanca que los llevó desde Ezeiza hasta el hotel y su chofer, del cual se espera que dé su testimonio. Las fuentes consultadas no pueden precisar si lo hará en calidad de testigo o de imputado. La jueza Bernan suele manejar sus causas con un estricto hermetismo.

¿Los turistas llevaban dinero? ¿Joyas? Los turistas, al menos según la información con la que cuentan los investigadores, no cargaban nada a la vista que llamara la atención, ningún reloj en la muñeca, ningún aro collar.

La familia, que pasó la tarde en el Argerich, será contenida por psicólogos provistos por la Embajada del Reino Unido. El hijo herido será trasladado a una clínica privada.