casa propia

Créditos UVA: ¿por qué conviene elegirlos?

Se trata de una de las alternativas más elegidas por los argentinos para acceder a la compra de una vivienda.


Los créditos UVA son una de las alternativas más elegidas por los argentinos para acceder a la compra de una vivienda. Se trata de una opción de financiamiento que tiene algunas ventajas por sobre otras opciones, lo que explica su gran popularidad en el país.

Son préstamos que se otorgan con los fines de comprar una vivienda, o de refaccionar o ampliar la casa propia. Debido a algunas de sus características principales, los créditos UVA resultan opciones más acertadas que otras a la hora de buscar financiamiento para estos fines.

Desde su surgimiento en 2016, estos préstamos se han afianzado como una de las alternativas crediticias más elegidas en el país. Sin embargo, aún hay un gran desconocimiento respecto de su funcionamiento, que en muchos casos se traduce en desconfianza.

Además de informarse respecto de su funcionamiento, se recomienda a los interesados ingresar en las páginas de los distintos bancos para consultar cuáles son los requisitos y condiciones que establece cada uno a la hora de solicitar créditos hipotecarios UVA.

Debido a que cada banco fija sus propias condiciones, es conveniente tomarse el tiempo de investigar y comparar los términos bajo los cuales cada uno presta el dinero solicitado. Esto es porque las condiciones de algunos de ellos pueden llegar a ser más ventajosas que las de otros.

¿Cómo funcionan los créditos UVA?

Los créditos UVA son un tipo de crédito hipotecario que lanzó el Banco Central de la República Argentina en 2016. Las UVA son lo que antes se llamaba UVI, y sus siglas hacen referencia a “unidades de valor adquisitivo”.

Los créditos UVA fueron creados con el fin de terminar con uno de los principales problemas que había a nivel nacional para poder acceder a los créditos hipotecarios, profundizando la dificultad del acceso a la “casa propia” en Argentina.

Los créditos  hipotecarios tradicionales, que tienen al inmueble adquirido como garantía del pago de la deuda, brindan mayor seguridad al banco respecto de la devolución del dinero prestado. Y es por eso que los intereses de este tipo de préstamos suelen ser más bajos que los de otros.

En países con gran estabilidad económica como Estados Unidos, los créditos hipotecarios funcionan correctamente, y son una gran opción para comprar una casa, y pagar cómodas cuotas al banco acreedor.

En países con altos niveles inflacionarios como la Argentina, en cambio, los créditos hipotecarios tradicionales no son atractivos, ya que sus cuotas son demasiado caras. Esto es porque los bancos se ven obligados a establecer intereses muy altos para que las cuotas no terminen por licuarse por la inflación.

El motivo de ese fenómeno es que los bancos establecen sus tasas en relación a proyecciones respecto de la inflación esperada. El problema es que en países como Argentina, estos cálculos se hacen en base a pronósticos pesimistas, por lo que los bancos encarecen las tasas para asegurarse de no perder dinero.

Las unidades de valor adquisitivo de los créditos UVA, en cambio, tienen un valor que se les fija en sus inicios, y luego todos los meses se actualiza según la inflación medida por el INDEC. De este modo, una UVA que un día tiene un valor determinado, el mes siguiente tendrá ese valor, sumado a la inflación registrada en ese período.

El sistema de los créditos UVA permite que las tasas aumenten a la par que la inflación real, y no en base a pronósticos pesimistas que las encarecen preventivamente. Por eso es que, en Argentina, los créditos UVA son la opción más conveniente a la hora de buscar financiación para comprar o ampliar una vivienda.

x
Paladini flotante