OPINIÓN

Cortina de aborto

martes 27 de febrero, 2018

El origen de la cortina de humo es generalmente el mismo: la gestión tiene o está cerca de un escándalo que puede afectar negativamente sus niveles de imagen, y la utiliza para desviar el objetivo mediático. El aborto, sin lugar a dudas, ha llegado por parte del gobierno nacional para surtir efecto sobre los conflictos económicos que estaba sufriendo.

El dólar se sigue disparando, el déficit comercial es enorme, la deuda externa aumenta para apaciguar el déficit fiscal, se viene una reforma laboral con los resabios de la reforma previsional latentes, y para salir de este esquema de agenda-setting centralizada en temas que deterioran la imagen del presidente apareció la discusión legislativa sobre el aborto con el aval del gobierno nacional.

El próximo 6 de marzo se presenta nuevamente el proyecto de Ley que despenaliza la interrupción anticipada del embarazo en cualquier caso, sin excepcionalidades, y que genera un marco regulatorio para que sea seguro y gratuito para que, más allá de la capacidad económica, sea para todas las mujeres. La suerte que correrá en las dos cámaras es una incógnita.

Hoy el aborto seguro es para unas pocas que pueden pagar caras clínicas ocultas de la sociedad civil y que trabajan en la temática hace décadas. Y este anonimato, según movimientos feministas, aporta para que siga siendo una decisión oculta que avergüenza a muchas mujeres que deben mantener un status quo económico y religioso.

Por otra parte, hay que entender que hoy el aborto no es punible en todos los casos. En Rosario, por ejemplo, cualquier mujer que quiera practicarse el aborto sólo debe concurrir a un efector público de salud y declarar la voluntad de interrumpir su embarazo. Un equipo interdisciplinario acompañará ese proceso que finaliza con el consumo de la droga misoprostol que provoca la interrupción de la gestación.

Para la Organización Mundial de la Salud, la integridad no solo es física, sino que también es psíquica, por eso Rosario decide como política pública acompañar a estas mujeres que deciden sobre su cuerpo y el futuro de su feto, sin tener que dar demasiadas explicaciones. Aunque, desde la secretaría de Salud, se aclara que son casos de historias extremas y terribles.

Lo cierto es que el gobierno de Macri, más allá de todas estas vicisitudes, ha logrado instalar rápidamente sobre la agenda este tema dejando en un plano secundario los reclamos gremiales y los temas que más preocupan a los argentinos sobre el futuro de la economía. De hecho, es la primera vez en dos años y algo de gobierno que Cambiemos corre por izquierda al kirchnerismo, recordando la intervención de Cristina Kirchner frenando todo cuando el proyecto tenía luz verde para ser aprobado en el Congreso.

Será tarea de sus  comunicadores sostenerlo en el tiempo y cosa de la oposición poder instalar nuevamente su agenda.

Comentarios

Te puede interesar