Coronavirus en Santa Fe: advierten que "agosto va a ser muy duro y complejo"

Lo aseguró la ministra de Salud de la provincia, Sonia Martorano, quien de todos modos prevé un panorama más alentador en septiembre.


La ministra de Salud de Santa Fe, Sonia Martorano, adelantó que "agosto va a ser muy duro y complejo" en lo que respecta a la situación epidemiológica de la provincia por el coronavirus. “Estamos lejos del pico máximo. Pensamos que hasta fin de agosto vamos a seguir subiendo”, precisó, aunque de todos modos aclaró que cuando pase el próximo mes, se prevé que en septiembre irá en descenso la curva de contagios.

“Estamos en 120 mil casos en el país, pero el escenario en el que trabajábamos era de 250 mil infectados”, explicó la funcionaria en declaraciones al noticiero de Radio UNR. Sobre los brotes en varias localidades, remarcó: "Se están controlando por el gran trabajo del equipo de salud y con un gran acento territorial. Una vez identificados los casos se pone a cada uno en aislamiento. Es la única manera de parar el virus, que es como una mancha de aceite que se expande”.

Sobre el riesgo que conlleva la cercanía con el AMBA y la gran cantidad de personas que deben ir hacia esa zona por trabajo, la ministra dijo: “La detección precoz es la estrategia en este momento en la provincia de Santa Fe para evitar la propagación. No olvidemos que tenemos una situación en Buenos Aires muy complicada, con una vía de comunicación muy importante. Todos los días tenemos el plan Detectar en los barrios y en el centro como manera proactiva de buscar el virus”.

Por último, Martorano elogió el comportamiento en general de los santafesinos en torno al acatamiento de las medidas: “Acatamos una cuarentena que no es simpática, y nos está costando muchísimo, por eso los resultados no son mágicos. La decisión del gobernador Omar Perotti fue sostener la actividad comercial, productiva e industrial. Santa Fe tiene que quedar fuerte después de esto. No tenemos dudas de que vamos a seguir adelante, pero notamos en las calles y las reuniones que nos hemos relajado. Es un mes para aumentar los controles y la responsabilidad social”.