atentado

Conmoción en Uruguay: encontraron a tres infantes de la Marina asesinados y sin sus armas

Ocurrió en el puesto de guardia del Cerro de Montevideo. Dos de ellos presentaban disparos en la cabeza, el otro fue encontrado en un colchón lleno de sangre. El presidente del país decretó duelo nacional.


La policía uruguaya encontró esta mañana los cuerpos de tres infantes de la Marina Nacional asesinados con tiros en la cabeza y sin sus armas, que, según la investigación de la Fiscalía, fueron robadas.

El ataque fue cometido esta madrugada en el barrio Cerro, en Montevideo, tres semanas después del atentado con una bomba casera contra la Brigada de Narcóticos, que no dejó personas lesionadas.

En esta ocasión, los atacantes robaron las armas -tres pistolas 9 milímetros- de los marinos ejecutados, que tenían 31, 25 y 22 años, dos oriundos de Rivera y uno de Tacuarembó, informó el medio uruguayo Subrayado.

El presidente Luis Lacalle Pou envió su “pésame y profundo respeto a los familiares de los tres servidores de la patria asesinados”.

"Nos inclinamos ante la dolorosa situación pero nos paramos firmes ante los criminales y delincuentes. Los vamos a combatir, perseguir y serán juzgados", publicó a través de la red social Twitter el mandatario, quien decretó duelo nacional.

Un infante de marina se había comunicado al 911 desde el Comando de Infantería para avisar que desconocidos habrían ingresado al Destacamento y que encontró a los tres infantes sin signos vitales y sin sus armas de fuego, informó a su vez el diario montevideano El País.

La policía encontró a los militares muertos, dos de ellos en la guardia, con heridas de arma de fuego a la altura de la cabeza, y el tercero en una habitación tendido en un colchón lleno de sangre.

Por su parte, las fuerzas de seguridad uruguayas desataron en la mañana de este domingo la cacería de los asesinos.

Al lugar acudieron de inmediato los ministros de Defensa, Javier García, y del interior, Jorge Larrañaga.

No es la primera vez que Uruguay recibe un atentado. En la madrugada del 9 de mayo, una persona descendió de un vehículo frente al edificio de la Brigada de narcóticos y tiró un artefacto por arriba de un muro y se alejó corriendo. La bomba, de fabricación doméstica, causó daños a cuatro vehículos oficiales y a uno particular.

La investigación todavía está en curso, a cargo de la Dirección de Investigaciones de la Policía Nacional, con el apoyo de la Brigada de Explosivos del Ejército Nacional.