Cómo prevenir la obesidad

Con motivo al reciente día mundial de esta enfermedad, reflexionamos sobre la importancia de una alimentación equilibrada y un estilo de vida saludable que incluya actividad física.

Por Gimena Rubolino

miércoles 15 de noviembre, 2017

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la obesidad como “la acumulación normal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud”.

El índice de masa corporal (IMC) es un indicador simple de la relación entre el peso y la talla que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos. Se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2).

De acuerdo con la OMS un IMC igual o superior a 30 determina obesidad.

Siguiendo la línea de la OMS la obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial, y cada año mueren, como mínimo, 2,8 millones de personas a causa de la obesidad o sobrepeso.

Aunque anteriormente se consideraba un problema confinado a los países de altos ingresos, en la actualidad esta enfermedad también prevalece en los países de ingresos bajos y medianos.

Por otro lado, el Ministerio de Salud de la Nación sostiene que la causa fundamental del sobrepeso y la obesidad es una alteración del balance de energía entre las calorías consumidas y gastadas.

Ambas entidades afirman que el gran consumo de alimentos ricos en grasas y azúcares y la poca realización de actividad física son un combo clave en la acumulación de sobrepeso.

La prevención y control del sobrepeso, la obesidad y sus enfermedades asociadas, requiere de intervenciones poblacionales y a nivel individual.

El Ministerio de Salud de la Nación lleva adelante, a través del Plan Argentina Saludable, una estrategia para la prevención y control de los factores de riesgo y determinantes sociales de estas enfermedades en la población general.

Por otro lado, a nivel individual es importante llevar a cabo las siguientes acciones:

  • Limitar la ingesta energética.
  • Distribuir los alimentos en 4 comidas principales y 2 colaciones.
  • Moderar el tamaño de las porciones.
  • Consumir por día 5 porciones de frutas y verduras.
  • Incorporar legumbres, cereales integrales, semillas y frutas secas.
  • limitar el consumo de azúcar y alcohol.
  • Sumar al menos 30 minutos diarios de actividad física.

 

 

Comentarios