MASTERCHEF CELEBRITY 2

¿Cómo hace?: Alex Caniggia pasó de querer procesar un zapallo crudo a preparar uno de los mejores platos

Tras superar un momento muy complicado, el excéntrico participante se repuso y sorprendió a los jurados una vez más aunque no le alcanzó para ganar la estrella.


Una vez más, Alex Caniggia sorprendió a propios y extraños. No se sabe muy bien como lo hace, pero logró grandes elogios de los jurados en la gala de este lunes de Masterchef Celebrity 2. Lo aún más llamativo fue que su jornada arrancó con un problema insólito cuando intentó procesar un zapallo crudo, tarea que es literalmente imposible por su dura consistencia antes de hervirlo.

Tras ganar el desafío de conseguir la franja más larga de cáscara de manzana, María O'Donnel pudo ir al mercado con un chango grande y de lo que trajo, pudo repartir hasta ocho ingredientes a cada uno de sus compañeros. Entre los que le otorgó al excéntrico participante estaba un zapallo enorme. Cuando tuvo una idea para llevar a cabo con este producto, le hizo una peculiar pregunta a Gastón Dalmau: “Che Justin, en la calabaza voy a hacer un caldo. ¿Cómo hago el caldo?”.

“Ponela a hervir", respondió el ex Casi Ángeles con total simpleza, a lo que el "Xela" se quedó pensando: “¿Pongo a hervir agua”. En el backstage se mostró deconcertado: “¿Como hervir agua? ‘Conch… de su madre’, dije. Loquita”. Tras esto, siguieron los consejos del actor: “Cortalos, hervilos y ponelos en la licuadora, sin el borde de la calabaza. Lo triturás y te queda como una sopa”.

Instantes después, Alex necesitó nuevamente ayuda de Dalmau, quien se sorprendió al ver lo que estaba intentando hacer su compañero. “Che, Justin, ¿vos sabés cómo es esto?", consultó el hijo de Claudio Paul señalando la procesadora. “¿Pero eso está hervido?”, le preguntó el actor y se respondió solo, entre risas: “Está crudo eso. Tiene que estar hervido, te dije”. 

"Yo pensé que la calabaza iba cruda, que cuando la sacaba del horno, metía la calabaza adentro. Pero no era así”, quiso explicar Caniggia, hasta que encontró una posible salida: “¿Le tiro agua?”, le preguntó a Gastón, que ya había vuelvo a su estación a continuar con su plato (unas mollejas con chips de batata e higo grillado). Desde ahí, sin embargo, le dio una última sugerencia: “Ponele aceite, no le pongas agua, que quede como una emulsión”.

Más tarde, el jurado Damián Betular pasó por su estación y se sorprendió ante el increíble error. "¿Esto está crudo? Pero vas a romper la licuadora, es mucho”, le señaló. “Sí, ahora pongo el agua pero no creo que llegue”, le contestó Alex. “Si lo cortás chiquitito sí, llegás”, lo alentó el jurado. Y después de ver la calabaza reluciente en el horno, le dio una última indicación para que su plato llegara a buen puerto: “Tenés que mezclar todo, picá un poco y mezclá todo”, le aconsejó el chef.

Tras superar el insólito inconveniente, Alex llevó su plato terminado, que presentó en el zapallo cortado y dentro una mezcla de arroz, carne y verduras que, para sorpresa de todos, convenció y mucho a los jurados. “Esto no es un plato normal. Yo pruebo la carne y es muy buena. Tiene este gustito que se mezcla bien con el arroz, la verdurita le da gusto, la calabaza está cocida hasta ahí nomás, aceptable. Es un plato sencillo, muy casero, puedo seguir comiendo”, fue la devolución de Donato de Santis.

Ninguna de las reglas de la gastronomía me hace pensar que eso va a estar bien, pero sí. Todos pensamos que iba a estar cruda la calabaza, pero no. Es el Xela, creer o reventar”, agregó Germán Martitegui.

Pese a que su preparación recibió grandes elogios, a Caniggia no le alcanzó, ya que la mejor de la noche fue Georgina Barbarrosa, quien con un solomillo con arroz blanco, chips de papa y boniato, y una salsa agridulce a base de jugo de pomelo, obtuvo la primera estrella de esta semana.

x
Paladini flotante