100 AÑOS DE RADIO

Claudio Giglioni: “La radio te acompaña en la soledad, buscando explicaciones de sinsabores en el cielo raso”

Este jueves se cumplirá el primer centenario de este medio de comunicación y el reconocido comentarista del fútbol de la ciudad, brindó su testimonio: "Soy un convencido que la radio tiene que ser testigo, tiene que ir, mirar, oler, tocar, sentir".


Este jueves 27 de agosto se cumplirá de la primera transmisión de radio en homenaje a "Los Locos de la Azotea", Enrique Telémaco Susini, Miguel Mujica, César Guerrico y Luis Romero Carranza, quienes hicieron realidad la radiofonía, un sueño que parecía utópico para la época, transmitiendo en directo la ópera Parsifal de Richard Wagner.

Rosario Nuestro dialogó con algunos de los principales referentes rosarinos de este mágico medio de comunicación que cumplirá sus primeros 100 años de vida. Uno de ellos es Claudio Giglioni, el reconocido comentarista del fútbol de la ciudad, contando con una dilatada trayectoria con siete Mundiales cubiertos y que desde hace tres décadas es "testigo de la pasión" en cada estadio donde jueguen Central, Newell's o la selección argentina.

“Qué lindo hablar del centenario de nuestra querida radio, nuestro medio de comunicación, el que enamora, que acompaña”, comenzó el periodista agradecido por la convocatoria para poder contar todo lo que le genera estar frente a un micrófono. “Fue el primero tecnológicamente y se sigue manteniendo porque es el único que te permite hacer otras actividades y te acompaña, en la ruta, en la soledad, en la noche, buscando explicaciones de sinsabores en el cielo raso, buscando emociones. En el caso nuestro contando alegrías indescriptibles, tristezas indescriptibles detrás de un partido de fútbol, detrás de una pasión. La radio como elemento de noticia, la radio como elemento de comunicación, como elemento de acercamiento”, continuó.

Con respecto a sus inicios en este medio, dijo: “Mis principios en radio tuvieron la suerte de ser protagonistas de cuando comenzaba la FM, o sea que tenía muchas fuentes de trabajo. Arranqué en FM Cooperativa, después fui a Radio Primavera, después a FM Cruz del Sur, todo esto en menos de un año, hasta que antes de cumplir el primer año entro a trabajar a FM3 a transmitir los partidos de visitante. Estuve ahí cuatro o cinco meses y después me pasaron a la AM de mi queridísima LT3, ya hace 30 años que estamos dando vueltas con esto, con la pasión de ser testigos, porque soy un convencido que la radio tiene que ser testigo, la radio tiene que ir, mirar, oler, tocar, sentir, si la sentamos a la radio en un sofá la sentamos en el mismo lugar que un oyente. La gente quiere que uno esté donde tiene que estar, de lo que sea, ir a cubrir los mineros del otro lado de la cordillera o un partido de fútbol”.

Frente al crecimiento de distintas formas de hacer periodismo, Giglioni consideró que "a la radio le habían decretado la muerte", aunque según su visión, está lejos de suceder eso: "Cada vez hay más tráfico y cada vez la gente escucha más la radio, las aplicaciones, es un integrante de la familia. La radio forma parte de mi vida, es mi medio de expresión, lo prefiero por encima de todos, es el más auténtico, es el que más libertad le da al periodista porque no tiene los tiempos tiranos de la televisión”.