consejos útiles

Cinco trucos para que tu hijo deje el chupete

Aunque parezca imposible, hay algunos tips que pueden ayudar a los niños a despegarse de este objeto de succión que les brinda calma. Los detalles.


El chupete es uno de esos objetos que acompañan a la mayoría de los niños durante la primera parte de su infancia. Dejarlo es uno de los más complejos y traumáticos momentos en la vida de los niños y muchos padres recurren a cuentos u otra clase de trucos. Según los especialistas en pediatría y odontopediatría, la edad apropiada para desprenderse de este debe ser antes de los tres años.

A pesar que al chupete, muchas veces,  se lo relaciona con cuestiones negativas, no hay dudas que también tiene grandes beneficios. Es una excelente herramienta de consuelo y de descarga durante los primeros años de vida. El problema es cuando su uso se prolonga y esto trae aparejado algunos riesgos como deformaciones dentales y mala oclusión dental, provocando en algunos niños problemas en el habla y de posible uso de ortodoncia.

La solución pasa por retirar el chupete a tiempo. Decirlo es fácil, lo difícil es llevarlo a cabo sin traumas.  Hay dos claves: la paciencia y el ingenio.

 

Existen algunos ejemplos con final feliz y éxito garantizado

 

Un regalo para los Reyes Magos

Estas fiestas pueden ser la excusa perfecta. Buscar de aliado a Papá Noel o a los Reyes Magos y mentalizar al niño de la entrega y recompensar su esfuerzo con un regalo.

 

Los dientes se van a poner malos

Muchas veces el odontólogo aporta y ayuda a que el niño entienda el mal que causa el chupete en los dientes.

 

Se lo comió el perro o el gato

Dejar que la culpa la tengan terceros o los animales de la casa también puede ser de gran ayuda.

 

Tu chupete es para otro bebé

Aquí juega un papel fundamental el discurso que el niño ya es mayor,  de esa forma suele decírsele: “Tu chupete tiene que ser para otro niño que lo necesite más”. Ese niño puede ser un familiar cercano, hermano,  primo o el hijo de unos amigos. Lo ideal es crear una especie de ceremonia de entrega para darle importancia a su generoso gesto. Se puede incluso envolver como si fuese un regalo, al fin y al cabo es su bien más preciado.

 

El árbol de los chupetes

El método funciona pero no está al alcance de todos. El árbol de los chupetes sólo existe en algunas ciudades españolas. El parque de la Batería en Torremolinos (Málaga) fue el primero en sumar la idea del Parque de Skansen de Estocolmo (Suecia). Allí, desde hace más de 30 años, el Tuttetreet (como se conoce al árbol) se decora con los chupetes de los niños que se van haciendo mayores creando llamativas estampas.