Arde la ciudad

Cinco recomendaciones para no deshidratarse y prevenir un golpe de calor

Calor
Franco Trovato Fuoco

Lo más importante es prevenir, las personas mayores y los bebés deben estar en condiciones frescas, con agua suficiente. Si comienzan a sudar mucho, o están demasiado tranquilos o que tienen sed hay que ofrecer líquidos. Y si se quedan dormidos o se desmayan hay que concurrir a un médico.

Primera: Lo principal es beber dos litros de agua segura diarios (equivalente a ocho vasos) para mantener una adecuada hidratación.

Segunda: No esperar a sentir sed. Esta sensación es un mecanismo tardío del organismo para recuperar el líquido corporal. Es importante beber agua durante todo el día para no llegar a esta instancia.

En caso de hacer actividad física es conveniente beber más: lo ideal es sumar medio litro antes y después del ejercicio y beber cada 10 y 15 minutos durante el proceso.

 Acompañar todas las comidas con agua ayudará a llegar a la cantidad recomendada

Tercera: ¡Pileta o manguera en el patio! para refrescarse con agua fría. Ante la sensación de calor se recomienda humedecer las muñecas y la nuca. En estas zonas pasan venas y arterias que refrescarán la sangre en circulación, generando alivio y frescura.

Cuarta: Crearse un "ayuda memoria" para generar el hábito de tomar agua.. Existen aplicaciones para el celular que ayudan a recordar su ingesta, o incluso pueden usarse alarmas tradicionales.

Quinta: Consumir frutas y verduras: son ricas en agua, vitaminas y minerales y su consumo sirve para mantenerse hidratado o rehidratarse.