INCIERTO ESCENARIO

Choferes siguen sin cobrar y continúa el paro de colectivos en Rosario

Este martes se suspendió una audiencia con las autoridades. A los trabajadores se les debe el 50 por ciento del sueldo del mes de julio y el aguinaldo. Los fondos de Nación no llegaron.


Un nuevo capítulo se escribió en el conflicto del transporte en Rosario a raíz de la suspensión de una audiencia entre los trabajadores y las autoridades prevista para este martes. Los choferes continúan sin cobrar y el paro que se inició el jueves pasado seguirá en las próximas horas, aunque el escenario es incierto. Los fondos provenientes del Gobierno nacional no llegaron. A los empleados se les adeuda el 50 por ciento del salario correspondiente al mes de julio, el aguinaldo y el bono del Estado para rubros esenciales.

"Tal como sospechábamos la audiencia fue trasladada para el viernes. No tenemos los fondos (de Nación) ni sabemos si los van a enviar", expresó Sergio Copello, secretario General de la UTA Rosario tras las postergación del encuentro con funcionarios y afirmó que les informaron "sobre la hora" que la reunión no se llevaría adelante. Además, aseguró que, aunque el subsidio llegue el viernes, el cese de actividades continuará, al menos, hasta la semana próxima. "Si recién el viernes giran los fondos, esto no se levanta hasta la próxima semana", advirtió. De todos modos, no descartó que el dinero pueda depositarse el jueves, algo que no garantiza la vuelta de los coches a las calles.

En ese sentido, el gremialista manifestó el fuerte malestar de los colectiveros por la suspensión de la audiencia. "Volver a pasar (la reunión) de martes a viernes, como si nadie estuviera perjudicado en el medio, me parece lamentable", lanzó y consideró que la resolución del conflicto ya no solo depende de las partidas nacionales. "Las empresas tienen una recaudación disponible, aunque sea chica. La Municipalidad y la provincia no están escuchando a los trabajadores ni a la ciudadanía en general", planteó.

Al margen

Sobre el empresariado consideró que "siempre se trata de mantener al margen en todo conflicto, más cuando los subsidios adquirieron tal importancia para fijar la tarifa" y agregó que esa situación se agudiza en el contexto de la pandemia. "Los empresarios quedan relegados de la escena porque los grandes protagonistas son quienes envían los subsidios, pero ellos son los responsables. Son espectadores de lujo". concluyó.