EJEMPLO DE SUPERACIÓN

Chimy Ávila: "El fútbol no es presión para mí, presión tienen los que madrugan para alimentar a sus hijos"

El Chimy, delantero rosarino que milita en Osasuna de España, habló en medio de su recuperación por su rotura de ligamento cruzado y también se refirió al interés que tuvo Barcelona previo a su lesión.


En medio de un contexto familiar muy particular y luego de haberse criado en un barrio humilde como Empalme Graneros, Luis Ezequiel Ávila se inició futbolísticamente en Tiro Federal y estuvo a punto de dejar la actividad después de quedar relegado en la institución de Barrio Ludueña.

Con apoyo de su esposa y la familia, el Chimy no bajó los brazos, la peleó arriba del ring y su esfuerzo valió la pena para que hoy sea considerado como uno de los jugadores más destacados de la Liga de España pese a su grave lesión que sufrió el pasado 26 de enero en un encuentro que disputaba Osasuna frente a Levante.

En una entrevista que brindó con la emisora Cadena Ser del país ibérico, el delantero de 26 años recordó sus comienzos en la Argentina y lo dura que fue su infancia: "En Empalme Graneros (su barrio) pasé hambre, tristeza, felicidad, aprendí a caminar, a patear una pelota... Cada vez que me tomo un segundo para tomar un mate reflexiono y lo recuerdo", declaró. "Si he pasado tantos riesgos en el barrio, ¿por qué no voy a ser feliz aquí? Yo no tengo presión. Presión tienen los que tienen que alimentar a los hijos, levantarse de madrugada para trabajar en una granja. El fútbol no es presión para mí", expresó.

Además, mientras se recupera a pasos agigantados de una rotura de ligamentos cruzados, Ávila se refirió a los rumores sobre el interés que tuvo Barcelona previo a la lesión: "A mí no se dirigieron, sé que mi representante habló. Es bonito saber que la gente me quería para que esté ahí", declaró.

x
Paladini flotante