efecto pandemia

Cerró sus puertas Johnny B. Good, el reconocido bar de Oroño y Güemes

El local es otro de los tantos que no soportó la pandemia. En total, trabajaban 45 empleados.


Otro negocio que sufrió los efectos de la pandemia. Este miércoles se conoció que cerró sus puertas el reconocido pub Johnny B. Good, ubicado en el bulevar Oroño y calle Güemes.

El bar de capitales cordobeses había abierto en 2012 y rápidamente fue escalando en la noche rosarina. Es otro de los tantos comercios que no pudieron sostener el difícil panorama económico provocado por la pandemia y el aislamiento social.

En total son 45 personas las que quedaron sin trabajo.

Reinaldo Bacigalupo, presidente de Mercado Pichincha, le dijo a La Capital que uno de los mayores problemas que atraviesan los bares son el límite de horario. “Es el único factor donde podemos lograr algún avance que nos permita al menos alcanzar el punto de equilibrio. Frente a los otros dos, recesión fuerte y capacidad reducida, no podemos hacer nada”.

“Si bien el factor ocupacional es el 50 por ciento, si le sumás la restricción horaria, la cuenta te termina dando que trabajás al 25 o 30 por ciento. Porque la gastronomía solo es rentable en el turno noche. Nadie gana plata con menús ejecutivos”, afirmó el titular del Club de la Milanesa.