CUENTO DEL TÍO

Cayó una banda de gitanos: robaron 450.000 dólares

Actuaban a través del engaño y se alzaron con un botín enorme. Delinquían en seis provincias.

Redacción Rosario Nuestro

miércoles 12 de septiembre, 2018

La única inteligencia previa que hacían era chequear que atendiera el teléfono alguien lo suficientemente mayor como para caer en la trampa. Después, sólo debían desarrollar el juego mental para conseguir convencerla de que les abriera la puerta de la casa y de la caja fuerte, y hasta que los ayudara a llevarse el dinero. Con el botín en sus manos, se subían a un taxi y desaparecían.

Este fue el modus operandi que usó la banda que en febrero de este año se llevó 450 mil dólares y armas de la casa del presidente de la Cámara de Comercio y Servicios (CAC), Jorge Di Fiori, con la ayuda de la inocente empleada doméstica que hacía 25 años que trabajaba allí. Ese fue el golpe más llamativos que dio esta organización con células en 6 provincias y 51 integrantes, todos de la comunidad gitana.

 

El robo a la casa de Di Fiori empezó cuando la empleada recibió un llamado telefónico en el que la alertaban de que su patrón necesitaba sacar de manera urgente el dinero de su casa de la ciudad de Buenos Aires porque se venía un corralito.

“Fijate si la caja fuerte está abierta, que ahora llega el contador con la custodia. Hay que sacar todo de forma urgente”, le dijeron durante una llamada que duró más de 40 minutos sólo para mantener ocupada la línea y que ella no pudiera chequear lo que sucedía, según explicaron fuentes con acceso al expediente a Clarín.

Y la mujer no sólo se fijó cómo estaba la caja fuerte sino que les abrió la puerta al presunto contador y sus falsos custodios y los ayudó a llevarse la caja fuerte en una valija.

“En un principio, se pensó que ella había sido la entregadora y estuvo presa 15 días hasta que se comprobó que había caído en la trampa de esta banda”, detallaron las fuentes.

Lo cierto es que siete meses después y tras varias escuchas telefónicas, llegó a un punto de inflexión en la causa que investiga la fiscal nacional en lo Criminal y Correccional N° 1, Estela Gloria Andrades, y el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N° 1, de Pablo Raúl Ormaechea-

Tras 20 allanamientos en Posadas, Chaco, Neuquén, Mar del Plata, Ciudad de Buenos Aires y Comodoro Rivadavia cayeron 51 integrantes de esta banda liderada por Jesús Emanuel, detenido en Chaco quien forma parte de la comunidad gitana como el resto de los imputados. En total, son 27 mujeres y 24 hombres, según informó el Ministerio de Seguridad de la Nación.

Según la investigación, Jesús Emanuel era la cabeza de las células que esta banda tenía distribuidas en Misiones, Chaco, Neuquén, Chubut, Capital Federal y Buenos Aires.

En cada célula, que funcionaba en una casa donde vivían los involucrados -todos parientes entre sí-, había una concesionaria de autos donde se vendían los coches que se compraban con el dinero que les robaban a sus víctimas.

“Una vez que se subían al taxi que tomaban para huir con el botín, sacaban los chips de los celulares, se repartían la plata en partes iguales y compraban autos. Siempre operaban en grupos de cinco o seis y sólo se encontraban en el punto donde iban a dar el golpe, después de haberse pasado unos días buscando la víctima ideal con llamados telefónicos”, sintetizaron la mecánica de esta banda a la que le secuestraron 59 vehículos.

Durante el megaoperativo que hizo la Policía Federal en distintos puntos del país para detenerlos, en Neuquén se vivieron momentos de tensión: es que los agentes fueron recibidos a los tiros por los sospechoso.

El incidente ocurrió en una casa de la calle Teodoro Planas al 1200, en la ciudad de Neuquén, adonde llegaron los agentes para detener al dueño de la propiedad, Horacio Silveria (67).

“El hombre los baleó con un revólver marca Smith&Wesson, calibre .38 Special que había sido robado de la casa de Di Fiori”, subrayaron las fuentes.

Como consecuencia de la balacera, un oficial principal, que se desempeña en el Departamento Unidad Federal Antifraudes, fue baleado en la muñeca derecha y trasladado al hospital Castro Rendón. En la tarde del lunes fue trasladado al hospital Churruca.

Ahora intentan determinar cuántos hechos cometió esta banda antes y después del robo a Di Fiori.

Fuente: Clarín

Comentarios