¿Cardio o Pesas?

El dilema de qué disciplina elegir para bajar de peso. Una trabaja el desarrollo de la fuerza y la otra la quema de grasas. ¿Cuál de las dos es más efectiva?

Por Gimena Rubolino

jueves 3 de mayo, 2018

El ejercicio físico es complicado ubicarlo en la agenda diaria y en la mayoría de los casos no se cuenta con el tiempo suficiente para dedicarle varias horas del tiempo. Por eso, resulta importante elegir la opción más efectiva para obtener resultados favorables.

Ante todo es importante diferenciar ambas disciplinas dado funcionan de manera distinta. Con las pesas, se desarrolla la fuerza muscular mientras que con el cardio, lo que se trabaja es el sistema aeróbico.

Cuando entrenamos con pesas, usamos el sistema anaeróbico, es decir, sin oxígeno; y a la vez se usan las reservas de hidratos de carbono como fuente de energía” explica la licenciada en Nutrición deportiva y Antropometrista Tatiana Fuentes.

Fuentes sostiene que durante el sistema aeróbico se utilizan los depósitos de grasa como fuente de energía: “el trabajo anaeróbico se realiza a una frecuencia cardiovascular baja (al 50% del máximo de la frecuencia cardíaca) y el aeróbico, a partir del 60% y hasta el 75% si el objetivo es simplemente oxidar grasas”.

Sin embargo, si van a realizarse ambas disciplinas es importante respetar el orden: primero las pesas, después el ejercicio aeróbico. Ahora bién, ¿por qué?

Porque para oxidar las grasas primero el cuerpo tiene que agotar las reservas de glucógeno. Al iniciar los ejercicios con pesas, en el momento en que se llegue a la etapa de cardio, las reservas de glucógeno estarán vacías y el cuerpo tendrá que metabolizar grasas para obtener energía”, detalla la nutricionista deportiva.

“Por el contrario, si el entrenamiento se inicia con cardio, se agotarán las reservas de glucógeno y al llegar a la etapa de pesas no contaremos con energía suficiente para realizar los ejercicios”.

Esto ocurre porque el metabolismo transforma las proteínas musculares en glucosa para obtener energía mediante la glucogénesis perdiendo de este modo masa muscular.

En conclusión, primero pesas y después cardio para mantener y generar masa muscular y reducir tejido adiposo.

Si se cuenta con el tiempo suficiente se puede realizar una rutina de pesas y luego terminar con una clase de spinning o fight do. En el caso de que el tiempo con el que se disponga sea menor, la cinta post pesas a un ritmo aceptable es la opción más efectiva.

 

Comentarios