megacausa

Cárcel para algunos, tobillera para otros: Marcelo Jaef seguirá con domiciliaria

La Justicia determinó que no vuelva tras las rejas.

Redacción Rosario Nuestro

jueves 31 de mayo, 2018

La balanza de la Justicia tiene vaivenes impredecibles. Por momentos se inclina con todo el peso de la ley sobre hechos de cuestionable peligrosidad y en otras ocasiones acaricia con su plato las frentes de presuntas mentes criminales.

“En una ocasión a uno de mis pupilos le dictaron presión preventiva por el plazo de la ley — 60 días— por una tentativa de robo de un inodoro. Es decir, lo acusaron de intentar llevarse un indoro”, señaló un empleado de la Defensoría Pública.

Muy diferente es la acusación que pesa sobre el empresario Marcelo Jaef.

Su hermano está preso acusado de usurpación y lavado de dinero

La Megacausa

El 12 de octubre de 2016 Marcelo Jaef fue detenido en el marco de la megacausa iniciada por los fiscales Valeria Haurigot y Sebastián Narvaja, acusado de ser el responsable del “Fronting” de una importante banda que se apropiaba de bienes inmuebles para luego venderlos a otros miembros del grupo y así lavar dineros ilícitos.

Según lo que consta en las fojas judiciales, el rol del escribano era claro: “aportaba a la banda su posición social, su capacidad de mostrar actividad patrimonial lícita y sus contactos y relaciones. De esa manera, su rol es esencial para la continuidad de los sucesivos traspasos del activo ilícito, ya que no solo disimula ese origen ilícito, sino que necesariamente financia esa actividad delictiva previa”.

La domiciliaria

En agosto de 2017 el Juez Penal Daniel Acosta le concedió el beneficio de la prisión domiciliaria a Jaef, quien llevaba 10 meses preso en un penal de la provincia.

Determinó que el acusado pague una fianza y llegue a juicio detenido en su domicilio particular. Desde entonces no hubo novedades; hasta el pasado fin de semana, cuando se ventilaron fotos de Marcelo paseando en un suntuoso yate por las aguas del río Paraná.

Esta situación generó que los fiscales del caso pidieran una audiencia urgente, para que se le revoque los beneficios al acusado. Pero, una vez más, la Justicia le dio la derecha al escribano y le permitió que siga esperando en su casa que se decida su suerte en la causa.

El juez Hernán Postma ordenó que Jaef cambie su domicilio de detención y que se le coloque una tobillera electrónica.

Comentarios