Sólo se vive dos veces

Canela: transexualidad en primera persona

Se presenta en Rosario el unitario para TV que antecede al primer largometraje documental argentino sobre la biografía de una transexual.

Por Silvana Savoini

martes 13 de marzo, 2018

Todos escuchamos hablar y creemos entender de qué se trata la transexualidad. Pero pocas veces logramos generar una comprensión empática, ya que en términos generales no disponemos de las experiencias personales o de lo recursos simbólicos culturales suficientes para captar el vivenciar de una persona trans. Especialmente cuando la identidad de género se devela promediando la vida, imaginar qué siente, qué piensa, cómo vive la persona esa transformación, resulta casi imposible.

Este año, de la mano de la directora de cine rosarina Cecilia Del Valle, tendremos la oportunidad de conocer los detalles más íntimos de ese proceso a través de sus realizaciones documentales sobre la biografía de Canela Grandi.

Canela Grandi es una arquitecta de la ciudad de Rosario. Ayax Grandi fue un arquitecto de la ciudad de Rosario. Ayax, a los 48 años, decidió ser Canela. Este unitario acompaña a la protagonista a través de un parangón con cinco etapas de una obra en construcción: Demolición, Planificación, Cimientos, Estructura y Terminaciones. En términos de su realizadora “es a lo largo de este gran proceso de deconstrucción y construcción que llegamos a conocer a sus hijos y su madre, su trabajo y sus  amigas. Ellos nos acercaran con testimonios agridulces a conocer el gran proyecto de su vida, el cambio de género.​”

Canela, el proyecto” es un unitario de TV que se estrena en la Sala Lavardén el próximo 21 de marzo[i], dentro del Ciclo “Mujeres diversas, el arte transforma” en el marco del mes de la mujer, y que fue ganador del Premio Estímulo de Espacio Santafesino. Su directora, Cecilia del Valle, realizó sus estudios en la Universidad del Cine (FUC) en Buenos Aires. “Canela, sólo se vive dos veces” es un largometraje documental ganador del subsidio quinta vía del INCAA y se encuentra actualmente en etapa de postproducción con proyección de ser estrenado también este año.

Recordemos que en nuestro país, la Ley 26.743 de Identidad de Género define:  Se entiende por identidad de género a la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente, la cual puede corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo. Esto puede involucrar la modificación de la apariencia o la función corporal a través de medios farmacológicos, quirúrgicos o de otra índole, siempre que ello sea libremente escogido. También incluye otras expresiones de género, como la vestimenta, el modo de hablar y los modales.”

Vale decir que si entendemos por Identidad de Género la vivencia de sentirse varón, mujer, o incluso no sentirse representado por ninguno de los géneros en términos de dicotomía binaria (femenino-masculino), podemos pensar en función de la coincidencia o no, entre el sexo biológico (anatomía de los genitales externos) y la identidad de género autopercibida, dos posibilidades:

  • Personas CISGÉNERO: en las que existe congruencia entre el sexo biológico y la identidad de género
  • Personas TRANSGÉNERO: en las que no hay congruencia entre el sexo biológico y la identidad de género.

Por otro lado, como se detalla en una nota anterior titulada Ser, sentir, desear y amar…un mapa de la diversidad, otra cosa diferente es la orientación sexual, que se define en función del género de la persona hacia la cual se orienta nuestro deseo, por quienes nos sentimos atraídos, o a quienes elegimos para vincularnos sexo afectivamente (heterosexual, homosexual, bisexual, pansexual, etc.).

Todas estas variables se juegan dinámicamente a lo largo de la vida de un ser humano, y en algunos casos, no se configuran de la misma manera en todas las etapas del ciclo vital. A veces la persona no se permite experimentar libremente su identidad en etapas tempranas, y/o su orientación sexual, por inhibiciones, mandatos o prejuicios sociales, familiares o culturales. Pero siempre se puede explorar la propia identidad en pos de una existencia más auténtica, aunque ese camino en general no está libre de dificultades, es valioso y liberador atravesarlo.

Cecilia del Valle como cineasta, como mujer, como pensadora reflexiva sobre la existencia humana, su diversidad y sus avatares, asumió el desafío de acompañar a Canela en su recorrido desde un trabajo documental minucioso y artesanal de años, para ofrecernos este inédito material documental que nos abre la puerta al saber sobre la transexualidad desde la covivencialidad.

 

[i]http://www.plataformalavarden.gob.ar/actividad/mujeres-diversas-el-arte-transforma-2/

 

Comentarios