CONMOCIÓN EN LA FLORIDA

Brutal crimen en zona norte: la fiscal descartó robo y suicidio

La víctima es un hombre de 37 años. Lo encontraron maniatado con una soga.

Redacción Rosario Nuestro

martes 6 de noviembre, 2018

Un brutal crimen se registró en la zona norte de Rosario. En la mañana de este martes, un hombre de 37 años fue hallado muerto, maniatado con una especie de soga y con señales de estrangulamiento. La víctima fue identificada como José Alberto B.

El crimen ocurrió en Buchanan al 300, en un lugar que funciona como una peluquería. Allí fue encontrado el hombre, tirado boca abajo en el suelo y con las dos manos atadas.  El periodista de Radio 2, Hernán Funes, adelantó que las autoridades creen que pasó la noche con algún conocido que se fugó.

Por su parte, VíaRosario.com informó que alrededor del cuello del hombre, que ejercía la profesión de peluquero, había una toallón. La hipótesis preliminar que es que fue asfixiado con ese elemento. El crimen conmocionó a los vecinos del barrio. Algunos esperaban en la puerta del local para ser atendidos por el hombre de 37 años.

Las autoridades no detectaron en el domicilio faltante de objetos de valor como para interpretar que el asesinato se cometió en un acto de robo. En el lugar trabaja la Policía de Investigaciones (PDI) y la unidad de Homicidios Dolosos.

En el caso interviene la fiscal Marisol Fabbro, que después de revisar la escena del crimen dialogó con la prensa lugar. De acuerdo a sus declaraciones, “no hay evidencias que hagan pensar en que esto ha sido un robo y obviamente se descarta el suicidio por cuanto (la víctima) tenía sus extremidades atadas”.

A su vez, detalló que el peluquero fue encontrado “presuntamente” por “un familiar que trabajaba con él en la peluquería”. La funcionaria agregó que el cuerpo presenta signos de violencia física y se lo encontró ahorcado con una remera y destacó que a simple vista no presenta heridas sangrantes, aunque eso lo determinará la autopsia.

Por último, Fabbro resaltó que “la muerte se habría producido durante la madrugada” y comentó que, según el relato del testigo que encontró el cuarto, “la ducha estaba corriendo y en la cocina había dos vasos con un envase de gaseosa”. También agregó que había “una puerta que da al costado de la vivienda abierta pero no forzada y  tampoco hay señales de violencia dentro de la vivienda”.

Comentarios