Escándalo en copa libertadores

Boca y River comenzaron a jugar otro Superclásico en el TAS

D'Onofrio y Angelici fueron los únicos que estuvieron en Madrid por el ataque al micro en las inmediaciones del Monumental. Por videoconferencia lo hicieron jugadores, médicos y encargados de seguridad.


Este martes comenzaron las audiencias en el Tribunal de Arbitraje Deporticvo (TAS) por los incidentes que se sucedieron en el encuentro entre River y Boca. El mismo debió haberse jugador el pasado 24 de noviembre, en el estadio Monumental por la final de vuelta de la Copa Libertadores y finalmente se llevó a cabo en Madrid.

En total, fueron diez los testigos que declararon en la jornada de hoy, dos los que lo harán mañana y otros tantos los que fueron desestimados por no tener vital importancia en lo ocurrido aquella tarde.

Rodolfo D'Onofrio y Daniel Angelici, presidentes del Millonario y el Xeneize, fueron los únicos que estuvieron en Madrid, acompañados de los abogados de sus respectivos clubes. El resto lo hizo por videoconferencia.

Los futbolistas Pablo Pérez, Carlos Tévez y Julio Buffarini también fueron convocados por el TAS. Pérez, uno de los que se llevó la peor parte del ataque al micro con una astilla que le provocó una úlcera en un ojo, es actualmente futbolista de Independiente. Para hacer su declaración fue hasta las instalaciones de Boca luego del entrenamiento matutino del Rojo.

Además, participó Darío Ebertz, chofer del micro de Boca. Aquel día recibió un botellazo en la zona de las costillas y se desvaneció, lo que pudo haber provocado una tragedia. La participación de un dirigente fue fundamental para no perder el control del micro.

Por otro lado, Pablo Ortega Gallo e Iván Tcherkaski, médico y psicólogo de Boca, fueron quienes brindaron las primeras asistencias a los jugadores del plantel y del lado millonario fueron citados Valentina Pomi y Gabriel Marsili, ambos empleados de seguridad de River que debieron declar cómo se preparó el operativo, cuándo se diagramó y quiénes intervinieron.