QUIERE LA GLORIA MÁXIMA

Bauza sueña en grande: "Si gano la Libertadores con Central me retiro al otro día"


Si bien no es un secreto a voces, como pocas veces en otras entrevistas que ha dado, el entrenador de Central, Edgardo Bauza, se manifestó de manera contundente y clara con respecto a su futuro una vez que se aleje del Canalla.

En diálogo con el diario La Nación, el Patón explicó: "En Quito tengo mi casa, frente a un valle, tengo todo armado, mi señora vive allá, familia y amigos. Ellos se quedaron, los extraño, no es fácil. Acá, todos los días es palo y palo, entonces me mantengo ocupado".

"Tengo ganas, sigo con el fuego sagrado y más porque estoy en Central. Y por lo que se viene, que son tres meses muy activos", aclaró el técnico auriazul y siguió: "Hoy hablaba con mi señora, le decía que estaba motivado por todo lo que nos jugamos. Porque la verdad, entre nosotros, sin esta motivación, me voy a la mierda hoy".

Parece ser que Bauza tiene claros los pasos a seguir para su futuro cercano: "Cuando se termine todo en Central, me voy a Quito y, no sé, seré el manager de la Liga. Algo voy a hacer. Aparecieron otras cosas en este tiempo, pero mi señora ya me dijo: 'no te acompaño más'".

"Me llamaron de Junior y de la selección de Colombia", contó el campeón de la Copa Argentina 2018 y afirmó: "La verdad, no tengo más ganas. Después de que se acabe esta historia con Central, listo. Tengo 61 años".

A su vez, soñando con el objetivo principal que el club de Arroyito tiene por delante, el Patón tiró: "Si gano la Copa Libertadores con Central me retiro al otro día, sería lo máximo. Primero, porque no la ganó nunca, sería histórico, más arriba no hay nada. Pero es difícil, el primer partido jugamos con Gremio, que es un equipazo".

"Salir campeón como técnico de Central me hizo volver a mi infancia, fue muy fuerte. Al otro día, me encontré con 10 amigos de ese tiempo, quería festejarlo de otra manera: todos de Central", dijo Bauza sobre las sensaciones tras la conquista de la Copa Argentina y añadió: "La gente se volvió loca en Rosario, no podía caminar por la calle. Hoy no puedo caminar por la calle, mil fotos".

Por último, el entrenador auriazul dejó en claro que no andará con vueltas si empieza a recibir duras críticas: "A esta altura de mi vida, apenas me vienen a cuestionar, saludo, agarro el avión y me voy a Quito. No tengo problemas. Estoy seguro de lo que hago y seguro de adónde puedo llegar, ahora, vamos a mejorar lo que fuimos".

x
Paladini flotante