Crítica de cine

Barry Seal: Sólo en América

Por Leo Regoli

viernes 3 de noviembre, 2017

Más allá de la credibilidad de los sucesos y protagonistas mencionados a lo largo de este film “basado en hechos reales”, la historia de Barry Seal sirve como metáfora para explicar la relación de los Estados Unidos con las los sistemas de concentración de poder centroamericanos y latinoamericanos, desde gobiernos, tiranos, grupos paramilitares hasta los carteles de narcotráfico desde fines de los 70’s hasta mediados de los 80’. Porque si hay una cosa que nos queda clara a través de esta historia es que los monstruos que el Tío Sam combate son los mismos que origina, directa o indirectamente.

Tom Cruise nos regala una de sus mejores actuaciones dando vida a Barry Seal, un piloto comercial estadounidense de dudosa moralidad y con el valor que necesitan aquellos dispuestos a mejorar su pasar a costa de incurrir en delitos extremadamente rentables. De golpe, su relación con la CIA lo transforma en un factor clave para el desarrollo de toda una gama de ilegalidades en el territorio antes mencionado. Acompañado de una esposa tan bella como leal, de hijos adorables y un cuñado problemático este piloto empieza a formar su pequeño reino en un ignoto pueblo de Arkansas. Su relación con Dictadores, el cartel de Medellín y las traiciones suman voltaje a la historia de este agente encubierto.

Un detalle interesante de la trama se centra en las diferentes agencias de seguridad de los EE.UU. y sobretodo el rol que tuvo la CIA en las democracias latinoamericanas y su “modus operandi” siempre cuestionable, ubicando esto temporalmente entre las presidencias de Jimmy Carter y Ronald Reagan. Si bien la trama no llega a profundizar se apoya mucho en lo “ya establecido”, en el bagaje cultural que hemos consumido acerca del accionar esta agencia de inteligencia.

Esta historia no cuenta nada nuevo, y por momentos uno puede sentirse libre de poner en duda la veracidad de los hechos, su director Doug Liman encontró la forma perfecta de brindar un guión entretenido y dinámico que va y vienen en la línea de tiempo, material de archivo y planos cercanos  Otro gran mérito es que su punto de vista relega por momentos la omnipresencia de la figura de Cruise, algo habitual en sus películas. El peso de la historia relatada convive armoniosamente con el personaje.

Una estética ochentosa, con buena utilización de las elipsis de tiempo y un final muy bien logrado hacen que BARRY SEAL: SOLO EN AMERICA sea una opción aceptablemente digna para sentarse en una butaca de un cine y disfrutar del séptimo arte.

Calificación: BUENA

Ficha técnica

Usa 2017 – Duración: 115 min – Acción / Biográfica

Dirección: Doug Liman

Elenco: Tom Cruise, Domhnall Gleeson, Sarah Wright, Jayma Mays, Jesse Plemons.

Calificación: Buena

Comentarios