Ayuno Intermitente para bajar de peso

Se trata de un recurso recomendado por algunos especialistas de fitness que se enfoca en controlar el número de calorías ingeridas durante el día. En qué casos funciona y en cuáles no es recomendable.

Por Gimena Rubolino

viernes 30 de noviembre, 2018

Existen muchas teorías a la hora de bajar de peso pero la única efectivamente comprobada es el déficit calórico, es decir, que las calorías que consumimos durante todo el día tienen que ser menos de las que gastamos para lograr una reducción en el peso.

El ritmo del día y las ocupaciones hacen que muchas veces no se pueda seguir un plan de alimentación al pie de la letra y dentro de esta agenda el ayuno intermitente se presenta como un recurso complementario para alcanzar el objetivo.

Luis Arrieta, especialista en Fit Training High Challenge que cuenta con más de 52 mil seguidores en Instagram afirma que “el ayuno intermitente no es realmente una dieta sino más bien una estrategia de alimentación. Al restringir la cantidad de tiempo que se pueden ingerir alimentos, lo más probable es que se consuman menos calorías”.

¿En qué consiste el Ayuno Intermitente?

Esta estrategia de alimentación se divide en una ventana de “ayuno” y una ventana de “alimentación”.

En la primera se pueden consumir bebidas sin calorías, agua, café negro, etc sin alimentos ni calorías.

En la ventana de alimentación se pueden ingerir alimentos saludables, como proteínas, carbohidratos, vegetales, frutas, grasas, etc. Las bebidas recomendadas en esta ventana son también agua y café negro.

“El más utilizado, sostenible y estudiado por ahora es el de 16 horas para la ventana de ayuno y 8 para la de alimentación. Aunque un buen recurso es comenzar con una separación de 12/12 horas y luego extender gradualmente la ventana de ayuno a 16 horas” detalla Arrieta.

Las ventanas pueden acomodarse a los horarios de cada persona. Por ejemplo la última comida puede ser a las 8 de la noche y la primera a las 12 del mediodía o para el fin de semana, que uno suele levantarse más tarde, la última comida puede ser a las 23 horas y la primera del día siguiente a las 15”.

Durante esta ventana de comer, se puede comer de todo siempre y cuando las calorías estén controladas. Sin embargo, lo más efectivo es elegir alimentos saludables. Además, se puede entrenar durante toda la ventana de comer o de ayuno dependiendo de cada persona en particular”.

¿En qué casos funciona y en cuáles no?

Puede funcionar si la persona tiene una relación sana con la comida, no suele tener hambre por las mañanas, le gusta mucho el café y el agua y lleva un estilo de vida liviano y sedentario la mayor parte del día.

Lo ideal es hacerlo tres veces por semana pero no es recomendable aplicarlo todos los días.

No funciona en personas que tienen desórdenes alimentarios o comen compulsivamente durante la ventana de alimentación.

Por su parte, el especialista en Nutrición y entrenamiento deportivo Jorge Andrea también lo considera efectivo y afirma que “en algunos casos se puede aplicar dos ayunos semanales de 24 horas”.

Los beneficios del ayuno intermitente:

  • Alarga el tiempo de vida de las células.
  • Atrasa los síntomas del paso del tiempo.
  • No necesitamos ingerir alimentos cada tres o cuatro horas.
  • Mantiene la masa muscular durante una fase de pérdida de grasa.
  • Rompe los triglicéridos almacenados en nuestra grasa corporal.
  • Mejora la sensibilidad a la insulina.

Comentarios