informe especial

Autos de alta gama: de un inmejorable primer semestre a un boom de ofertas para sobrevivir

Las concesionarias de venta de autos de lujo también son permeables a las crisis económicas y a la depresión en el consumo.

Por Ignacio Pellizzón

martes 9 de abril, 2019

Cuando se habla de la industria automotriz y su situación, no siempre se suele tener en cuenta a los coches de alta gama, por entender que se ofrecen a un público de un poder adquisitivo que no sufre los vaivenes económicos de la clase media. Sin embargo, las concesionarias de venta de autos de lujo también son permeables a las crisis económicas y a la depresión en el consumo.

Lo que parecía ser un gran año en el 2018, con un primer semestre que batía todos los récords en ventas de coches de alta gama, se terminó desplomando a un nivel preocupante que generó un boom de ofertas, aglutinamiento de stock y caída en los precios de los vehículos, lo que derivó en una pérdida real de rentabilidad para las firmas que se dedican a dicho rubro.

Pero ¿qué fue lo que pasó? “El año 2018 lo cerramos con un número aceptable gracias a lo positivo que fueron los primeros seis meses del año, los cuales fueron realmente buenos, pero desde el segundo semestre en adelante comenzó la caída estrepitosa de las ventas, sobraba stock por todos lados y de multiplicaron las ofertas”, explicó en detalle a #Baring el representante de la concesionaria Neostar, Sebastián Vázquez.

El golpe en las cifras

Para los empresarios del sector el choque fue de golpe y sin previo aviso. Fue tan fuerte que se sintió como una trompada. “Nosotros caímos un 30% de forma directa”, afirmó Vázquez sobre la pendiente en ventas que padecieron desde la megadevaluación hasta el final del 2018.

Nadie se imaginaba que con la gran primera mitad de año que venían teniendo, el mercado pudiera resentirse tanto al punto de encontrar una curva tan potente que casi los deja fuera de juego. Aún hoy “estamos sufriendo lo que sucedió, porque en esta primera mitad de semestre tenemos una caída del 50% en volumen en comparación con el inicio del año anterior”, aseguró.

La Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA) informó que el número de vehículos patentados durante marzo de 2019 ascendió a 38.864 unidades, un descenso del 3,1% comparado contra su antecesor mes de febrero, en el que se habían registrado 40.115. Hace más de 17 años que no se muestra un mes de marzo inferior a febrero.

Si la comparación es interanual, la caída se eleva al 54,5 %, porque en marzo de 2018 se habían patentado 85.388 unidades. El acumulado del primer trimestre es de 139.086, que muestra una baja del 49,5% frente a las 275.555 unidades del mismo período de 2018.

Boom de ofertas

Como en cualquier negocio cuando no se está vendiendo casi nada, hay que aplicar diferentes estrategias que logren darle impulso al mercado y promover el consumo. Por ejemplos, el titular de Neostar explicó que “los coches de media gama que venden están baratos en dólares en comparación con un año atrás, por eso en este segmente el que ahorró en dólares hoy compra mucho mejor”.

“Los autos de alta gama tienen impuestos internos y en dólares, por eso están muy costosos como la Grand Cherokee que, tras la devaluación, rondan los 90 mil dólares, por eso su venta se paralizó de forma abrupta y total”, añadió Vázquez y dijo: “Aunque hay otros segmentos en donde los precios bajaron muchísimo porque hay mucho stock en las terminales y se venden, inclusive, algunos coches hasta 14 mil dólares menos que el año pasado”.

En Rosario es fácil detectar cientos de ofertas y financiamientos con tasas subsidiadas de vehículos de una gama media que de otro modo no se podrían vender. Es que si bien son autos que quedaron baratos en dólares, las personas en Argentina cobran en pesos y, con una divisa norteamericana que no logra hacer pie, es cada vez más complicado volcar los ahorros a un bien suntuario.

Otro golpe más que sufrieron las concesionarias de alta gama, son los “aumentos impositivos” tanto en servicios como bancarios. “Las comisiones que empezaron a cobrar las terminales bancarias por depósito de efectivo (entre 1, 5% y 1, 8%) son pega muy duro, porque no estamos hablando de impuestos al débito o crédito, sino depósito”, puntualizó con desazón Vázquez.

¿Un futuro mejor?

La mayoría no se atreve a pronunciarse acerca de lo que pueda suceder a lo largo de este año y, mucho menos, con lo acontecido hace no más de 8 meses que dejó a todo un país cuasi paralizado y en medio de una recesión interminable.

La mayoría de los empresarios del rubro de autos de lujo creían que iban a tener un repunte a partir de marzo, pero llamativamente se dio un escenario particular: enero y febrero no fueron tan malos con lo fue marzo. Por eso, esperan que el repunte comience en abril de forma progresiva y culminen el año con un total de 600 mil unidades vendidas.

Uno de los tantos problemas con los que deben lidiar actualmente, es que “hay sobrante de unidades en todas las marcas, por ende, hay que esperar un reacomodamiento de esto”. Además, “hay muchas tasas de financiamiento que en algún momento debería concluirse, con lo cual vemos que vamos a un mercado mucho más chico, pero con valores más altos”, aseguró el representante de Neostar.

Otro problema que cuentan es “la incertidumbre”. “El dólar está muy volátil por ser un año electoral, la gente se paraliza y las terminales no saben qué hacer. Hoy importar un auto tarada entre 4, 5 meses y en este contexto sin saber qué economía tendrás y que panorama social tendrás, te paraliza”, coinciden los empresarios.

Para Sebastián Vázquez el objetivo es claro: “Mantener las fuentes de trabajo y sostener el nivel y equilibrio, porque no queremos perder a nadie, aunque realmente es muy preocupante la situación porque estamos teniendo subas de impuestos y servicios muy importantes también”.

Comentarios