MAR DEL PLATA

Asesinaron a un hombre que había sido expulsado de un boliche por manosear a una camarera

El fallecido tenía 46 años. Su cuerpo tenía un orificio de bala en la cabeza y fue hallado en un automóvil que chocó contra otro.

Redacción Rosario Nuestro

jueves 27 de diciembre, 2018

La muerte de un hombre de 46 años el pasado martes en Mar del Plata sembró la duda. Si bien las primeras informaciones daban cuenta que había fallecido en un siniestro vial, luego trascendió que perdió la vida por un disparo en la cabeza.

El portal web El Marplatense publicó que el hecho comenzó alrededor de las 5 de la mañana. La Policía tomó conocimiento a través del 911 que a la altura de la avenida Juan B. Justo e Independencia, cerca del estadio polideportivo “Islas Malvinas”, se había registrado un accidente de tránsito: un auto había chocado a otro que estaba detenido en un semáforo esperando que la luz se pusiera verde, indicaron los voceros.

El mismo medio informó que cuando la ambulancia llegó a la zona observaron que uno de los automovilistas, identificado como Mariano Urtiaga (46), conductor de un Peugeot 308 y obrero de la construcción, se encontraba en grave estado, por lo que fue rápidamente trasladado al hospital Interzonal de Mar del Plata, falleciendo a los pocos minutos.

Desde la Fiscalía de Turno a cargo del fiscal Juan Pablo Lodola finalmente murió por un orificio de bala que tenía en la cabeza. Urtiaga horas antes había sido expulsado de un boliche luego de ser denunciado por manosear a una camarera. Indignado tras ser retirado del comercio bailable, el hombre tomó represalías: disparó contra la fachada del lugar.

En Navidad, el hijo del dueño de la disco, acompañado por una abogada, se entregó en una comisaría y quedó detenido luego de autoseñalarse como el autor del disparo contra Urtiaga. El detenido es instructor de tiro, también confirmaron su testimonio las imágenes captadas por las siete cámaras de seguridad ubicadas dentro y fuera del boliche, ya en poder de los investigadores.

Sobre Urtiaga, una fuente le reveló al diario Clarín: “Manoseó a una camarera y empleados de seguridad lo expulsaron. Antes había discutido con dos mujeres en la barra. El hombre estaba descontrolado. Fue a su auto y a los 3 minutos volvió, armado. Pasó dos veces y tiró 6 ó 7 veces a matar: los balazos quedaron incrustados a 1,60 de altura en el frente de la disco”.

El autor del disparo, identificado como Sebastián Sosa Malde, de nacionalidad uruguaya, quedó detenido en la Unidad Penal N° 44 de Batán. Se espera que en las próximas horas declare ante el fiscal Lódola. “Cuando este hombre volvió, Sebastián le pidió al padre que le trajera el gas pimienta, pero cuando vio que estaba armado pidió su arma, que estaba guardada. No pudo cerrar la puerta, porque el atacante disparaba. Había mucha gente, hay unos veinte testigos dispuestos a declarar”, dijo una allegada a la familia del detenido a Clarín. La misma fuente lamentó que la Policía no llegó “a pesar de que el papá de Sebastián llamó 4 veces al 911, de haber venido se hubiera evitado todo esto”.

Comentarios