crisis económica

Analizan postergar los festejos por el Día del Amigo en Rosario

En medio de las restricciones impuestas por la pandemia, gastronómicos no descartan posponer la celebración, entre otras opciones.


Gastronómicos no descartan posponer los festejos por el Día del Amigo en Rosario, castigados por las restricciones impuestas por la pandemia del coronavirus. Así lo expresó el titular del Paseo Pellegrini, Alejandro Pastore, quien, además, aseguró que el sector contempla otras opciones para las celebraciones de 2020, un año para el olvido.

Los bares y restaurantes de la ciudad reanudaron la atención en los salones a principios de junio, pero la limitación al 50 por ciento de la ocupación de los locales provoca pérdidas económicas a los propietarios, asfixiados por los gastos de alquileres, sueldos y servicios. Según indicó Pastore en diálogo con este medio, hay dos posibilidades que se barajan para los festejos del próximo 20 de julio: "O se extiende el festejo a varios días para poder cubrir (los gastos) por la reducción del factor ocupacional o se postergan". De todos modos, la decisión todavía no está tomada y el sector aguarda con cautela para comunicarla oficialmente.

En ese sentido, el empresario recordó que en 2009 la fecha se pospuso para el 20 de agosto por una situación sanitaria similar, la de la Gripe A, que trajo consecuencias similares a las de coronavirus pero con una extensión ene le tiempo muchísimo menor.

Pedido de emergencia nacional

Por otra parte, Pastore afirmó que "el sector está muy golpeado" y reclama que se declare la emergencia económica a nivel nacional. "Hoy los locales están cerrados prácticamente en todo el país y donde están abiertos no hay consumo, así que la situación es mu complicada".

En un comunicado emitido por el rubro, explicaron que reclaman al Estado Nacional "la aplicación para toda la actividad sin distinciones del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) hasta que se restablezca el funcionamiento normal del sector, exenciones impositivas y de tasas municipales, créditos a tasa cero y flexibles para capital de trabajo, eliminación de cargos fijos abusivos en las facturas de servicios públicos, reducción del IVA en los servicios hoteleros y gastronómicos prestados a los consumidores para reactivar al sector, medidas de incentivo al turismo nacional", entre otras medidas.

“Nuestras empresas dependen en su mayor parte de una actividad que hoy está legalmente prohibida, el Turismo, y que no se recuperará rápidamente. El país tiene sus fronteras cerradas y las provincias y municipios impiden la entrada de personas a sus territorios. Nuestros hoteles están cerrados y los establecimientos gastronómicos también desde hace más de 100 días y sin poder avizorar por cuánto tiempo más, previendo que la actividad turística no se reactivara este año. Son estas particularidades las que nos hacen pedir al Poder Legislativo que sancione una ley acorde a nuestro panorama crítico", planteó la presidente de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA), Graciela Fresno.

Y agregó: "En el Congreso, hay varios proyectos, pero la realidad es que no se termina de generar una ley, mientras tanto el sector sigue agonizando pese a ser estratégico para la Argentina: somos el tercer sector exportador de bienes y servicios y damos trabajo a 650.000 personas. Somos un factor en el cual se tiene que hacer foco para la reactivación futura del país”.