ECOCIDIO

Ambientalistas afirmaron que “hay una histórica naturalización del uso del fuego en las islas”

El referente de la ONG El Paraná no se toca Jorge Bártoli explicó que  en este momento, con la gran sequía los campos se transformaron “Es un verdadero barril de pólvora” y que “hay un abuso de la mano del hombre.


Rosario está cada día más inmersa en una nube de humo. A pesar de las medidas judiciales que se tomarono para frenar las quemas en los humedales del río Paraná, los responsables hacen caso omiso y la situación parece no tener fin.

Millones de pesos ya se llevan gastados aviones hidrantes y brigadistas que forman parte de un gran operativo para contener el fuego y los especialistas ya lo describen como un “ecocidio”.  De la misma manera, lo consideran desde la ONG “El Paraná no se toca”.

“Hay una naturalización del uso del fuego en las islas históricamente durante décadas”, afirmó el referente de la ONG, Jorge Bártoli y afirmó que “desde siempre” la actividad ganadera apela al uso del fuego para la renovación de pasturas.

Según contó Bártoli, “hay una coincidencia de factores” que ayudan a que la propagación del fuego sea mayor. Es decir, en primer lugar la bajante del río que es muy prolongada en el tiempo y por otro lado, una extrema sequía que genera que en esta época del año se forme una espesa masa vegetal seca muy fácilmente combustible. “Es un verdadero barril de pólvora”, remarcó.

A ello, resaltó el ambientalista, se suma lo humano. “La matriz productiva histórica asociada a la ganadería en las islas, apela durante décadas al uso del fuego para la renovación de pasturas, esto no quiere decir que todos los ganaderos estén en esta misma posición o realicen esta actividad”, señaló.

En ese marco, desde la ONG piden a la justicia que la investigación que se esta llevando a cabo involucre a todos los actores y todas las personas que tienen actividad en la isla o que va a la isla a hacer alguna otra actividad.

“Todos los actores que tengan conocimiento en el tema, tienen que prestar en este momento su declaración para que el juez pueda tener un panorama claro, más allá de los datos catastrales de los propietarios de los campos donde hoy se están produciendo quemas y que hoy están siendo imputados como parte de la investigación”, manifestó.

Y subrayó que “las principales amenazas de los humedales del delta del Paraná” están constituidas por el avance de la frontera agropecuaria y el avance de la frontera inmobiliaria.