Alimentos cancerígenos: ¿mito o realidad?

La leche, carne y edulcorantes son algunos de los que están en la lista roja popular respecto a la propagación de esta enfermedad. Sin embargo, el tema requiere de un análisis complejo dado que no se trata de una afección de índole alimentaria.

Por Gimena Rubolino

lunes 24 de septiembre, 2018

La licenciada Estefanía Beltrami en “Basta de Dietas” explica que últimamente está de moda sanatizar a la leche diciendo que produce cáncer y muchas otras enfermedades.

Sin embargo, el cáncer es una enfermedad multifactorial que se asocia a una alteración del sistema inmunitario y se desarrolla como consecuencia de una suma de factores genéticos y ambientales”.

El cáncer no se produce por el consumo de un alimento en particular, la leche es un alimento que aporta calcio y vitamina D necesarios para nuestro organismo”, agrega.

Otro alimento al cual también se lo acusa de producir Cáncer es la carne. Dentro de este grupo se incluyen principalmente las carnes rojas y las procesadas. Las carnes rojas son aquellas constituídas por distintos músculos de mamíferos. Entre ellas se encuentran res, ternera, caballo, cerdo, cordero y cabra. En cambio, las carnes procesadas son aquellas que han sido sometidas a distintos procesos para mejorar su calidad y conservación.

Un estudio científico realizado recientemente demostró que existe una correlación positiva entre el consumo de carnes rojas y carnes procesadas y el desarrollo del cáncer. Sin embargo, en el caso de las carnes procesadas la evidencia fue suficiente pero no en el caso de las rojas.

La carne aporta numerosos beneficios al organismo entre los que se destacan su alto contenido de proteínas completas, vitaminas, hierro, fósforo, zinc y potasio. Con respecto al hierro, representa la mejor opción para prevenir su deficiencia y la anemia.

Los edulcorantes en la mira

Son utilizados en reemplazo del azúcar para limitar el aporte calórico. Algunos de ellos, especialmente los elaborados a partir de sacarina, ciclamato sódico y aspartamos fueron acusados durante mucho tiempo de ocasionar Cáncer.

Actualmente se ha demostrado que muchos de ellos producen Cáncer solamente en ratas y no en humanos ya que para que nosotros superemos la dosis permitida deberíamos consumir cantidades excesivamente altas. En otros edulcorantes, los resultados obtenidos a partir de los estudios científicos no mostraron pruebas concretas que indicaran que ocasionan cáncer en humanos. Por este motivo, no existe razón alguna para eliminarlos de nuestra alimentación.

Para aquellas personas que prefieran consumir versiones de edulcorantes más naturales pueden optar por la sucralosa y la stevia que es un edulcorante natural elaborado a partir de una planta. Tanto la sucralosa como la stevia son buenas opciones para endulzar preparaciones, incluso en embarazadas” finaliza Beltrami.

 

 

 

Comentarios