San Jorge

Alerta en un pueblo de Santa Fe: en casi dos años se quitaron la vida 11 adolescentes

Hay 41 fallecimientos por cada 100 mil jóvenes. "Se trata de una epidemia", advierten los especialistas.

Redacción Rosario Nuestro

sábado 15 de diciembre, 2018

La gran mayoría tenía entre 15 y 17 años. La tasa general de suicidio en Argentina es de 14 muertes por cada 100 mil habitantes, pero en San Jorge es de 41 fallecimientos por cada 100 mil. “Se trata de una epidemia”, advierten los especialistas.

A mediados de noviembre, un joven de 22 años y empleado del frigorífico del pueblo se quitó la vida. Fue la novena víctima de la ciudad santafesina de San Jorge, ubicada a 152 kilómetros de la capital provincial, en suicidarse este año. Apenas una semana antes, había hecho lo mismo una adolescente de 17 años, amiga de otra de 15 que se había ahorcado en octubre. Y en los últimos días de diciembre sufrió dos intentos de suicidio otra amiga de ambas chicas.

San Jorge debía festejar esta semana los 132 años de su fundación, pero una dura realidad mantiene a este pequeño pueblo de extensa pampa verde conmocionado y opaca todas las celebraciones: en casi dos años se suicidaron 17 personas, entre ellas 11 son jóvenes y adolescentes. Y no es todo. Muchos otros chicos intentaron hacer lo mismo a lo largo de 2018.

La cifra es alarmante por dónde se la mire. De acuerdo a un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en la Argentina hay por año 14 suicidios cada 100.000 habitantes. En San Jorge, un pueblo santafesino de poco más de 22 mil vecinos, durante 2018 se suicidaron 9 personas y el año pasado lo hicieron otras 8. Las cifras locales determinan que la tasa es de 41 muertes por cada 100.000 habitantes, o sea, tres veces más que la media nacional, que es una de las más altas en la región.

Las alertas resuenan ante el panorama desalentador de los jóvenes que sufren: al menos 30 adolescentes se provocaron cortes o intentaron suicidarse en los últimos meses. Porque, claro, la persona que atenta contra su vida quiere dejar de sufrir, no morir. Y en esa idea desesperada de poner fin al dolor que los aqueja ponen fin a su existencia sin tener noción ni conciencia plena de lo que están haciendo. “Se sienten perdidos en un túnel negro, sin luz ni esperanzas”, coinciden en explicar los expertos sobre el suicida.

En el barrio San Martín las necesidades son todas.

Si se analizan las estadísticas del Ministerio de Salud de la Nación, la realidad de San Jorge coincide con lo que muestran los datos generales: el sector de la población con mayor tasa de suicidio es la franja etaria de entre 15 y 24 años. En el pueblo santafesino, los 11 chicos que se mataron tenían entre 15 y 23 años.

“Al hablar con amigos y familiares de los chicos que se suicidaron quedó en evidencia que no sólo había problemas de adicciones y abandono familiar, sino que había violencia dentro de las familias como modo educativoA los golpes no iban a entender lo que tenían que hacer. La falta grave de comunicación y de puesta de límites adecuados reflejan la ausencia de modelos sanos y efectivos en los adultos a cargo y eso lesiona a los chicos”, detalla Altavilla, presidenta del capítulo sobre Suicidio de la Asociación de Salud Mental.

La experta fue convocada para realizar una intervención psicosocial en el pueblo para ayudar a la comunidad que atraviesa esta epidemia de suicidio, tal como lo definen los especialistas. Además, señala que los padres “tienen una dificultad marcada de establecer consenso y explicar razones a los niños desde la infancia, a la vez que tampoco logran ser perseverantes en las ideas acordadas”. “Dar la palabra y cumplirla parece ser lo más difícil de sostener por todos”, subraya Altavilla.

A excepción de dos casos, los adolescentes que se quitaron la vida no estaban escolarizados. Habían dejado sus estudios a los 13 años aproximadamente, y sufrían de adicción a las drogas. Algunos pocos trabajaban, todos vivían en situación de pobreza y con padres ausentes que la reman como pueden; en un contexto económico acuciante y en muchos casos también de violencia y adicción al alcohol.

TELÉFONOS DE AYUDA

Asociación Argentina de Salud Mental (011) 42000-6824

Centro de asistencia al suicida en Buenos Aires (011) 5275-1135

Centro de atención al familiar del suicida (011) 4758-2554

Comentarios