Pandemia y polémica

Alberto Fernández sobre la liberación de presos: "Hay una campaña malintencionada contra el Gobierno"

El Presidente se expresó a través de las redes sociales en medio del revuelo generado por la concesión del beneficio de la prisión domiciliaria a reclusos considerados en riesgo ante el coronavirus.


Foto: Télam

La polémica por la liberación de presos pertenecientes a grupos de riesgo en las cárceles del país para evitar la propagación del coronavirus generó fuertes repercusiones en el arco político. Referentes de la oposición salieron al cruce de la medida tomada por algunos jueces pero apuntaron especialmente contra el oficialismo. En ese marco, el presidente Alberto Fernández expresó en las últimas horas que existe una "campaña malintencionada para hacer creer a la que el Gobierno prepara la salida masiva de detenidos".Además, sostuvo que organismos de derechos humanos e internacionales aconsejan eludir el hacinamiento, propio de los penales argentinos.

El mandatario formuló declaraciones a través de las redes sociales en medio del revuelo suscitado por los pedido de habeas corpus que desembocaron, en algunos casos, en la concesión de la prisión domiciliaria a algunos reclusos."Lamento la conducta de quienes en circunstancias tan cruciales como los que vivimos, muestran su poco apreciable condición humana intranquilizando a la sociedad en momentos en que precisamente más necesita ser contenida", afirmó en Twitter.

En ese sentido, destacó que "Argentina, como todo el mundo, enfrenta una pandemia de enormes proporciones" y "el riesgo de contagio se potencia en los lugares de mucha concentración humana por lo que las cárceles se convierten en un ámbito propicio para la expansión de la enfermedad"- Al respecto, agregó que "organizaciones internacionales como la Organización de Naciones Unidas o la Comisión Interamericana de Derechos Humanos han formulado recomendaciones para evitar que el hacinamiento en las cárceles ponga en riesgo la vida de los reclusos", enfatizó Fernández.

A su vez, afirmó que "en el mundo, muchos gobiernos han dispuesto libertades tratando de minimizar ese riesgo" y sostuvo que "algunos han conmutado penas, otros han indultado condenas y otros han dejado el tema en manos de la Justicia".

"En Argentina la solución del problema está en manos de los tribunales. Son los jueces naturales quienes, de considerarlo necesario, disponen libertades. Las cámaras de casación han hecho muy oportunas recomendaciones para hacer frente al problema", subrayó.