la versión de los acusados

Agresión en Mar del Plata: revelaron cómo inició la pelea en el boliche que involucra a los tres rosarinos

El hijo de Pillín Bracamonte, el de Gonzalo Belloso, y un joven de apellido Galvano, declararon ante el fiscal que investiga la brutal golpiza a Matías Montín y dieron a conocer cómo fue la pelea en el boliche.


El fiscal Paulo Cubas de Mar del Plata, quien investiga la tremenda golpiza a un joven en un boliche de la ciudad balnearia que tiene a tres rosarinos involucrados, escuchó la versión de los hechos de los acusados. Tras ello, Matías Belloso, hijo de Gonzalo Belloso, quedó en libertad. En tanto, Gabriel Galvano y Andrés Guillermo Bracamonte, hijo del barrabrava de Central, quedarán detenidos, según informaron fuentes judiciales.

En la audiencia, Sergio Fernández, abogado de ambos de los detenidos, reveló, según lo testificado por los jóvenes, qué fue lo que sucedió en el local bailable Ananá que derivó a que uno de los involucrados golpee dos veces con una botella de champagne a Matías Montín, oriundo de Haedo, que se encuentra internado en terapia intensiva, aunque evolucionando.

Según los testimonios del abogado, todo habría comenzado en el baño del boliche, cuando una trabajadora del local les pidió a los jóvenes rosarinos que se retiren ya que el sanitario iba a ser limpiado. Eso provocó la risa y burla de Belloso, lo que, al parecer, un amigo de Montín, salió en defensa de la trabajadora, lo que derivó en el primer enfrentamiento que no pasó a mayores en ese momento.

Luego, “ellos (los jóvenes acusados) están en su burbuja, ese espacio que los boliches disponen, y ven venir a un grupo de seis personas" dentro del cual “había un sujeto que se había peleado con Belloso en el baño, o sea que ellos sospecharon que venían a tomar revancha". En ese momento se desató la pelea y, según trascendió, Galvano habría admitido que fue él quien golpeó al joven con una botella en la cabeza.

Tras la intervención del personal de seguridad del boliche para separar la pelea, los rosarinos volvieron al hotel donde estaban parando. Todos declararon que actuaron en defensa propia ya que se vieron “superados en número” por el grupo de jóvenes, en el cual estaba Matías Montín.

Según los acusados, en ese momento no estaban al tanto de la magnitud de la situación y afirmaron que no escaparon de Mar del Plata. Tomaron conocimiento de la gravedad de viaje a Rosario, cuando Galvano y Bracamonte fueron interceptados en el peaje de Zárate y quedaron detenidos.

Belloso, en cambio, se quedó en la ciudad balnearia y se entregó junto a su padre este miércoles por la mañana para declarar. Es el único de los tres implicados en quedar en libertad.

El abogado Fernández solicitará la excarcelación de los dos jóvenes, pese a que Galvano fue imputado por "lesiones graves", y Bracamonte por "lesiones en riña".

x
Paladini flotante